Archivo del blog

Antes de empezar con la historia lean la descripción de los personajes aquí arriba

7 ene. 2012

Capitulo 7

Las cosas se complicaban cada vez mas. Por primera vez en su vida Alyse no tenia ni la menor idea que hacer. Tenia miedo, miedo de toda las consecuencias que su error traería. Esos miedos que antes tenia como el miedo hacia los secuestradores y asesinos seriales ahora se habían vuelto tontos comparados con esto. No sabia como se lo iba a decir a sus padres, sabia que se decepcionarían mucho de ella y Alyse odiaba eso. 


Había pensado en el aborto pero había eliminado la opción de inmediato, el aborto era algo inmencionable en su familia, era uno de los pecados mas grandes, era una de esas ideas que sus padres le habían inculcado desde niña y era ya imposible pensar de otra manera. Aunque bien sabia que muchos de los valores que le habían enseñado ya no estaban con ella.


Haber engañado a Spencer no había sido difícil, el era tan inocente como un niño. Apenas Benjamin se fue Alyse le anuncio la noticia de su embarazo. La parte difícil fue mentirle, mentirle deciendole que el bebe era de el, que eso era lo que Benjamin no podía decir. Obviamente Spencer lo creyó, claro, estaba paralizado al igual que Alyse cuando se entero. Era la primera vez que Alyse veía como a Spencer se le ponían los ojos rojos lo que hizo que ella denuevo explotara en lagrimas. Nunca en su vida había llorado tanto. Spencer no tuvo la misma reaccion de Benjamin, el en cambio, luego del shock, le aseguro a Alyse que todo iba a estar bien, le dijo que la amaba y aunque habia llegado un poco temprando era una bendición. No estaban preparados, pero tenian nueve meses para estarlo. Todo el drama se sello con uno de esos besos que le daban de  una forma fuerza a Alyse, uno de esos besos que la hacían creer que todo estaría bien y que de alguna forma le daban la satisfacción de pensar de que tomo la decisión correcta al mentirle a Spencer cuando en verdad era todo lo contrario.


Benjamin por otro lado no se lo estaba tomando bien en lo absoluto. Se sentía confundido como nunca, ya no sabia que pensar. Manejaba por toda la ciudad tratando de despertarse de esa pesadilla, pero ya habían pasado 6 horas por lo tanto  había llegado a la conclusión de que no era sueño, era su vida. Ahora si lo había arruinado. La vida que tenia ahora no era mas que un libro que iba por sus ultimas paginas. Su esposa... ¿Que pensaría Camille? Toda la esperanza de que fuera capaz de perdonarlo se había borrado, ¿como perdonar el hecho de que había dejado embarazada a otra chica a pesa de las suplicas de Camille por tener un hijo? Su vida se derrumbaba de una manera dolorosa. Benjamin no quería hacerle daño a Camille, la quería, no de la manera que debería, pero de todos modos la quería. Ella era gran parte de su vida, ella era la esposa perfecta, lo conocía de pies a cabeza, sabia lo que quería y como lo quería, podían conversar por horas y nunca aburrirse, mas que una esposa era su mejor amiga. Sabia que últimamente no la estaba tratando a su altura, pero simplemente la culpa se lo comía, odiaba mentirle a la cara, odiaba tener que esconderle algo tan importante, pero simplemente no quería separarse de ella.


Llego a su casa y entro esperanzado de que Camille estuviera dormida. Silenciosamente se dirigió a la cocina. Necesitaba alcohol urgentemente. Saco del gabinete una botella de tequila que aun no había abierto. Se servio en una copa mas de lo necesario.


- No bebas eso- Camille apareció de la nada y le quito la copa que estaba apunto de tocar sus labios. El suspiro. Nada estaba saliendo bien.-¿Donde estabas? Creí que te había pasado algo, te eh estado llamado todo el día.- reclamo Camille un poco enojada.


- Se descargo- Benjamin saco su celular del bolsillo y lo puso en la mesa.


- ¿Cariño?¿Que esta pasando? Sabes que puedes ser honesto conmigo.- "todo lo contrario" pensó Benjamin.- Hay algo que me ocultas.- Camille lo miro a los ojos. Se quedaron callados unos segundos hasta que por fin Benjamin se desahogo. Una lagrima serpenteo por su mejilla. Camille se sorprendió.


- Ya no se que hacer- casi grito, su vos casi no tenia aire, era mas como un sollozo.


- Tranquilo, cariño, aquí estoy yo.- Camille lo abrazo estaba extremadamente conmovida, nunca había visto a Benjamin llorar, era un hombre fuerte.


- Mi vida no tiene rumbo- el la abrazo.


- Tranquilízate, cielo, ven- lo tomo de la mano y lo guió hacia la habitación.- Acuéstate y relájate- ordena, Benjamin le hiso caso, no tenia las energías para discutir absolutamente nada.- Te haré un té para que te puedas tranquilizar.


- Creo que me haría mejor el tequila que me quitaste hace rato.-


- Le echare unas gotas de tequila al te ¿De acuerdo?- dijo con un pequeña sonrisa Camille. Benjamin también le medio sonrió.


-¿Camille?- volvió a llamar.


-¿Si?- respondió aun estando en la puerta de la habitación.


- Eres perfecta- declaro mirándola.


- Yo también te amo- dijo con una risa dulce y juguetona. Benjamin no tenia la fuerza para confesarle todo, por lo menos no ahora ya que ni el lo había terminado de ingerir.




El azul oscuro del cielo por la noche se iba tiñendo poco a poco de todas la tonalidades del morado. Era de madrugada y Alyse no había podido dormir ni un poco, en cambio estaba sentada junta a la ventana admirado el cielo. Estaba sola ya que Spencer, gracias a las suplicas de Alyse, se había ido por fin a descansar a su casa. Los doctores le habían informado que se tendría que quedar un día mas para poder monitoriarla otro poco. Su apellido le proporcionaba el mejor  servicio medico que cualquier persona podría desear, pero eso no la hacia feliz menos en estos momentos.


Una luz blanca entro por la puerta, esta se hizo mas ancha a medida que la puerta se iba abriendo. Alyse se emociono al ver quien era.


-Papa- sonrió mientras se levantaba de la silla. Su padres no habían podido visitarla ya que estaban fuera de la ciudad. Alyse los empezaba a extrañar.


- Creí que ibas a esta dormida, princesa- dijo con una sonrisa mientras se acercaba a ella y le daba un beso en la frente.- No sabes como nos preocupaste a tu madre y a mi.


- Lo siento- Alyse lo miraba entusiasmada. 


- No lo sientas, el que se tiene que disculpar soy yo. Siento mucho no haber estado aqui cuando me necesitabas, pero ten por seguro que tu mama y yo rezamos a toda hora para que tu estuvieras bien.


- Y lo estoy, gracias papa.- el señor Peterson la abrazo fuertemente.


- Te amo, mi princesita.- le dijo mientras besaba su cabeza.


- Yo también te amo, papa- era un pequeña gota de felicidad en un mar atormentado.- ¿Donde esta mama?- pregunto mientras se apartaba de el.


- Esta afuera hablando con una enfermera- Alyse se asusto, aunque le había dicho claramente a la enfermera que no dijera ni una palabra acerca del embarazo sabia que no podía confiar en una desconocida.


- Le puedes decir que pase, quiero verla.- dijo con su tono tierno. Su papa asintió y se dirigió la puerta.


- Daphne, ven- oyó a su padre enunciar. 


¿Que si la enfermera le había confesado todo? ¿Que si ahora estaba en el piso llorando?¿Que si se lo estaba diciendo todo a su padre? Alyse estaba extremadamente nerviosa, su respiración se agito considerablemente.


- Cariño- su madre entro al la habitación rápidamente y se acerco a abrazarla. Alyse se tranquilizo inmediatamente. La enfermera no había dicho nada porque de lo contrario su madre estaría como loca gritando.


- Mama, te extrañe.


- Lo siento tanto, Aly, créeme que hicimos todo lo posible para venir lo mas antes posible.


- Tranquila, no fue mucho lo que paso.- Alyse se sentó en la cama. Sus padres se sentaron junto a ella, uno a cada lado. No sabia como pudo dudar de que sus padres la querían. 


- ¿Como estas?- pregunto su padre tomándola de la mano.


- Estoy bien, un poco adolorida, nada mas. 


- Gracias a Dios que no te rompiste nada. La enfermera me dijo que fue un gran golpe lo que te diste. Creo que el porrismo es algo peligroso, preferiría que dejaras ese deporte de una buena vez- dijo su madre.


- Me gusta ser animadora, mama, no es peligroso, eso solo que se me bajo la presión y me desmaye.


- Aww, cariño, que dicha que no te paso nada grave- dijo abrazándola de nuevo.


- No es gran cosa, mama, es mas, no entiendo porque me tengo que quedar aquí, estoy bien, se los aseguro.- sus padres se levantaron de la cama.


- Sabemos que un hospital no es un gran lugar para estar, princesa, pero queremos que estés perfectamente saludable.


- Si, Aly, tu padre tiene razón. Y para que estés en perfectas condiciones tienes que descansar. Acuéstate- su madre ordeno, ella le hizo caso. Sus padres la cubrieron con las mantas y le dieron un beso de buenas noches en su frente.


- No se vayan- suplico Alyse cuando por fin le empezó a entrar sueño.


-Tranquila, mi amor, aquí nos quedaremos.- sonó la voz tranquilizante de su padre. Luego Alyse se durmio.




8 horas después.


Alyse estaba entusiasmada por salir del hospital, claro, no saldría hasta la noche pero aun así ya estaba preparada. Se había duchado en el baño de la habitación y luego se había puesto un casual vestido de encaje color rosado pálido que sus padres le habían traído.


- No puedo creer que hayas faltado al colegio solo para estar aquí- dijo Alyse mientras veía por la ventana.


- No te preocupes, Aly, es solo un día. No me atrasare con nada.- Spencer dijo mientras se acercaba a ella y ponía las manos en sus hombros.


-¿Y no tienes entrenamiento hoy?- insistió.


- Si, pero puedo pasarlo para mañana. Tu tranquila Alicia- Spencer la llamaba así para molestarla. Ella se rió.


-¡No me llames así!- reclamo mientras lo abrazaba.- Por cierto, gracias por acompañarme.




- No hay de que, Aly.- dijo con una sonrisa. En ese momento alguien toco la puerta.Alyse creyó que era el doctor de nuevo.- Yo abro.- Spencer corrió hacia la puerta y la abrió. - Hola señor B.- dijo animado. ¿Señor B? se pregunto Alyse.- Pase adelante.


Y apareció de nuevo, solo que esta ves venia equipado con un ramo de tulipanes color rosa. Iban perfecto con el vestido de Alyse.


- Tu profesor de ingles esta aquí, Alyse.- dijo Spencer mientras cerraba la puerta. Benjamin se veía incomodo.


-Solo vine a traerte estas flores y a... dejarte tu tarea- mintió Benjamin para no levantar sospechas. El se acerco a ella y le entrego el ramo de tulipanes. 


- Hummm... Gracias- dijo mientras lo olía y luego los ponía en la mesa junta a la camilla.


-Y...¿Como seguiste?- pregunto un poco nervioso. Alyse no sabia que decir aparte de bien. Todo era muy incomodo.


- No se preocupe, profe, Alyse ya me lo dijo todo.- Benjamin se asusto al principio pero luego se relajo y exhalo fuertemente.


- ¿Enserio?- dijo viendo a Spencer esperando alguna clase de enojo hacia el, pero se veía calmado.- Lo siento mucho, Spencer.


- Si, lo se, pero ¿que se le puede hacer? Alyse y yo no estamos preparados para ser padres pero no nos queda de otra. Pero conste que usted es el único que lo sabe, no se lo diga a nadie... aun...- Benjamin no creía lo que acaba de oír.


- Spence, ¿me puedes traer un té, por favor?- pidió Alyse educadamente.


- Claro ¿quieres algo de comer?- pregunto.


- No, solo el té.


- De acuerdo, vengo enseguida.- Spencer salio de la habitación rápidamente. Todo se quedo en silencio por unos segundos.


- ¿Como pudiste hacer eso?- Benjamin tenia la vista clavada al piso sin creer lo que acababa de pasar.


- Spencer no es muy bueno con las matemáticas.- dijo Alyse mientras se sentaba al borde de la cama.- Ademas, tu dejaste bien claro que no querías tener nada que ver conmigo.


- Siento mucho lo de ayer, me espante- dijo caminando lentamente hacia ella.- Pero... Alyse... le mentiste a Spencer. Y esta no es una mentira cualquiera, esta mentira le cambiara su vida.


- Es mejor para el y para ti. Sabes, no quiero arruinarte la vida de esa manera. 


- No digas que lo hiciste por mi porque los dos sabemos que lo que hiciste fue egoísta.- Benjamin estaba enojado, aunque no tenia el derecho ya que el fue el que le había gritado y llamado mentirosa el día anterior.


- Si, Benjamin, tome esa decisión por mi, pero tu eres un de los mayores beneficiados. Aparte, deberías estar agradecido de que te deje seguir normalmente con tu vida. Bien habría podido ir y confesarle todo a tu esposa.


- Alyse, ¿que no entiendes que ,aunque no se lo hayamos dicho a nadie, mi vida no es normal desde que nos acostamos? ¿Que nos ves que el hecho de que Camille lo sepa o no no quita en nada que estés embarazada con mi hijo? ¿Que no ves nada de eso?


- Benjamin, no todo es acerca de ti, ¿que  tu no entiendes que cualquier sentimiento que tu estas teniendo entorno a esto - señalo su vientre aun plano- yo lo siento mil veces mas fuerte? ¿Crees que para mi es fácil mentirle a Spencer? ¡No! No es fácil, para nada, pero es lo mejor que puedo hacer, para ti, para Spencer y para mi.¿No crees que merezco que se reduzca por lo menos un poco toda la complejidad de esta situación? Benjamin, te estoy dando la oportunidad de salir de este barco que se hunde. ¡ Úsala y no reclames!


- Alyse, en ese "barco que se hunde" estas tu y mi bebe. ¿Como crees que voy a abandonarlos así?


- Lo hiciste ayer, en la noche, cuando me llamaste mentirosa y caza fortunas cuando te estaba tratando de dar la oportunidad de ser padre de este bebe.


- Alyse, yo soy el padre de ese bebe, lo quieras o no tiene me ADN. 


- Quiero que te vayas.- anuncio Alyse mientras caminaba hacia la puerta.


-¿Que?


- Vete en este momento. No quiere tener nada que ver contigo. Eres egoísta y no entiendes la magnitud de todo esto.


- Alyse, tu eres la que no entiendo la magnitud de esto... Spencer se va a dar cuenta de esto de uno forma u otra. Siento mucho lo que paso ayer, y estoy dispuesto a cualquier cosa para que me des otra oportunidad. Si es por mi esposa me divorciare, te lo prometo- suplico Benjamin


- Por ahora lo único que quiero que hagas es irte inmediatamente.


- Alyse, lo que haces no es bueno para nadie, ni para ti, ni para el bebe. Este podría ser el mas grande error de tu vida.


- Benjamin, ya cometí el error mas grande de mi vida... me acosté contigo.- Alyse abrió la puerta. Benjamin la miro por unos segundos, luego, al ver que no cambiaría de opinión, decidió marcharse. 






-------------------------------------------------------------------


Un pequeño paréntesis para agradecerles a mis seguidoras :) (Miranda, Ella, Sarita y uno que otro anónimo) no son muchas pero son especiales para mi. Comenten o no comenten se que están ahí y las quiero :* 
Ojala que lo que escribo las entretenga por lo menos un poco.


Atte: Cris
Pd: ¡Te extrañe mucho Sarita!
Pd2: Es profesor de ingles, a veces me confundo, ya sabes porque :)

4 comentarios:

Ella dijo...

Oh, Uh! sinceramente? Prefiero a Benajamin. Spencer es demasiado...perfecto y es exasperante, poruqe el chico no comete ningun error (si, lo se, soy muy rara)
Y Alyse es un poquitin (mucho) egoista, esta arruinando la vida de Spencer!! es que no tine compasion por el?
Adoro esta novela! publica pronto si??
:)

♥Queen Sara♥ dijo...

Oh! Ahora Benjamin pensó las cosas en frío y... quiere al bebé. No puede ser... ¡Aceptó divorciarse! O.O "Sara, nunca juzgues sin conocer" Pobre Spencer... él... casi parece feliz. Oh, cuando sepa que no es su hijo y Alyse huya con Benjamin... o algo así. ¡GRANDIOSO CAPÍTULO!

Attt: S@r!t@-

*Kuroneko* dijo...

¡Spenceeeeer! Pobre pibe T^T (Ché, desde que empecé a leer esta historia, me la paso diciendo "pobre" XD). ¡Vamos, Benjamín! Una vez que el tipo tiene las cosas claras, y la caga Alyse... Le dice egoísta a Benjamín pero mepa que ella es peor... Dios, quiero matar a alguien cuando leo esto. Pero, a la vez, es tan adictivo. ¡Publicá pronto, porfa! ;3

Aprendiz de escritora♥ dijo...

No puede ser esto cada vez se pone mas emocionante.___.
tengo como 40 minutos diciendole a mi mamá que ya voy y no me puedo desenganchard: