Archivo del blog

Antes de empezar con la historia lean la descripción de los personajes aquí arriba

3 ene. 2012

Capitulo 6

Amor, amor, amor. ¿Que es el amor? Bueno, para Alyse era una obsesión hacia otra persona, algo que te provocaba locura y desesperación. Para Spencer era algo que te llenaba por dentro y te hacia sentirte feliz y emocionado. Finalmente para Benjamin... Benjamin no lo podía describir, nunca lo había vivido al cien por ciento, si, tenia una esposa y creía amarla, pero no lo hacia, y aun no se había dado cuenta. Alyse y Spencer se querían, y mucho pero apenas eran dos adolescentes, bueno, Spencer ya iba a cumplir 18, pero Alyse apenas iba por los 17. Ellos creían que el todo amor era como el de las películas, que todo era perfecto si había amor... Pero Alyse se había dado una golpe extremadamente fuerte con la realidad, literalmente.


-Se que es tarde chicas, pero esta rutina nos tiene que salir perfecta. ¡Hagamos la pirámide!- grito la entrenadora, todas se quejaron con suspiros y mirada cansadas. Alyse estaba muerta, hacia días que no podía dormir bien, estaba mas tensa que una escoba, y tenia unas ojeras como las de un zombie.


- ¿Lista, Alyse?- pregunto la entrenadora palmeando su hombro. Alyse era la que iba en la punta de la pirámide.


- Si- dijo con falso entusiasmo. 


- De acuerdo. ¡A sus posiciones, chicas!- grito de nuevo esta ves asustando a Alyse, la cual corrió y se coloco donde debía.


- A la cuenta de tres- dijo la entrenadora con su megáfono- uno, dos, ¡TRES!


Alyse miro hacia donde estaba Spencer en la gradería, siempre se quedaba en sus entrenamientos para luego llevarla a su casa, el era el mejor novio. El le sonrió. En ese momento la elevaron al aire. Cada vez que miraba a Spencer se confundía mas,había tratado de evitarlo todo el día, y había echo lo mismo con Benjamin. 
Ya quieta en la punta de la pirámide volvió a ver a Spencer de nuevo, este ya no estaba. De repente se sintió mareada y con nauseas, cerro los ojos fuertemente, los abrió y se asusto, habían manchas negras por doquier, no podía ver nada claramente.




- ¿Alyse, te encuentra bien?- la voz era lejana, como si fuera tan solo un eco. Poco a poco las manchas se volvieron mas grandes y taparon su vista por completo. Un grito fue lo ultimo que escucho, y un golpe lo ultimo que sintió.




- Llamen a una ambulancia- decía una de las chicas. Alyse yacía en el piso desmayada. Cuando cayo se llevo a dos chicas con ella, las dos estaban sentadas en el piso con dolor en los tobillos y muñecas. 


Todo paso rápido, la entrenadora llamo a la ambulancia, la mitad de las chicas estaban con las animadoras lastimadas y la otra mitad trataban sin éxito despertar a Alyse


Los paramédicos llegaron rápidamente, Leuven era una ciudad pequeña, el hospital no quedaba ni a cinco cuadras del colegio. Uno de los paramedicos llevaba un maleta y el otro una camilla.


Las chicas les explicaron lo que había pasado. Los paramedicos la revisaron y decidieron llevarla al hospital ya que su presión había bajado considerablemente.








Benjamin aun estaba en su clase revisando unos ensayos que había dejado de tarea, estaba cansado pero no quería irse a su casa, sabia que Camille iba a estar furiosa, pero simplemente ya no le importaba, el ya había dejado de intentarlo, su matrimonio ya estaba arruinada, el lo había arruinado, ahora se sentía mentiroso y culpable cada ves que estaba con Camille. Sabia que la única forma de arreglarlo seria diciendo la verdad, pero no sabia las consecuencias que eso traería, talves Camille lo podría perdonar y el matrimonio volvería a ser lo que fue al principio, eso era lo que Benjamin quería, pero tenia miedo de que sucediera lo contrario, que Camille se enojara y que le demandara el divorcio, eso si seria un grave problema, no quería divorciarse, no a esta edad.


Oyó un fuerte golpe en la puerta, alguien entro corriendo. Era la entrenadora, estaba pálida.




- ¿Que pasa? ¿Se encuentra bien?- el y la entrenadora casi no hablaban por lo tanto no tenían mucha confianza. Benjamin se levanto de su silla y se acerco a ella alarmado.




- SI, si, estoy bien- dijo agitada.- Que dicha que aun no te has ido, necesito tu ayuda urgente- dijo mientras lo tomaba de la muñeca, lo arrastraba fuera de su clase y lo hacia correr por el pasillo.




- Pero ¿que pasa?- preguntó sin entender.


- Es Alyse... Alyse Peterson, se desmayo y hay que acompañarla al hospital.- Benjamin se asusto.


- ¿Y porque me necesitas a mi?- preguntó.


- Porque eres el único adulto que esta en este colegio a esta hora- dijo aun corriendo hacia el gimnasio.


- ¿Y que hay de ti?- lo ultimo que quería hacer en este momento era involucrase con Alyse (otra vez)


- Yo tengo que atender a otras chicas que también se lastimaron- antes de llegar al gimnasio las puertas se abrieron. Los paramedicos llevaban a Alyse en una camilla, ella tenia los ojos cerrados.- Tienes que ir con ellos al hospital- ordeno. Benjamin se habría negado pero en este momento era maleducado e insensible, no le quedo mas que asentir y caminar junto a los paramedicos.


Coincidencias, coincidencias.






- ¿Que fue lo que paso?- preguntó Benjamin ya en la ambulancia rumbo al hospital.


- Al parecer se le bajo la presión y se desmayo.- contesto el paramédico mientras sacudía la mano de Alyse tratando de despertarla.


- ¿Y porque habían otras chicas lastimadas? 


- Estaban en medio de una acrobacia. Una pirámide o algo así. Ella cayo y otras dos las siguieron, pero se encuentran bien, solo unos golpes que se curan con un poco de hielo. En cambio ella cayo de mas alto.


- ¿Llamaron a sus padres?- insistió. El paramedico se estaba empezando a hartar.


- Si, pero no contestaron, intentaremos llamarlos luego. - respondió de mala gana.










Spencer por otro lado estaba entrando al gimnasio, en su mano llevaba un bolsa de comida. Se sorprendió al ver que solo quedaban dos chicas y la entrenadora. Se acerco a ellas.


- ¿Ya termino el entrenamiento?- pregunto viendo alrededor- Oh... ¿Que les paso?-dijo al ver que las dos tenían bolsas de hielo en sus manos y piernas.


- Tuvimos un accidente- dijo la entrenadora sin prestar atención.


- ¿Alyse se fue?- la entrenadora lo miro.


- Oh, Spencer, ¿que te habías echo?- pregunto mientras se levantaba del piso.


- Fui a comprar comida para Alyse y para mi... ¿Ella ya se fue?


- Ella se desmayo y se cayo, tuvieron que llevarla al hospital- Spencer se asusto.


-¿Que?¿Enserio?¿Como esta?¿Que le paso?- soltó las palabras apresuradamente.


- Los paramedico dijeron que se le bajo la presión. Y ademas fue un fuerte caída ¿sabes? digo, estaba en la punta de la pirámide. Se va a despertar muy adolorida- dijo alargando la palabra "muy"-Deberías ir a acompañarla. El profesor Pollard se fue con ella pero no creo que se quede allí mucho tiempo.


- De acuerdo- dijo sin pensarlo dos veces. Salio rápidamente del gimnasio y se dirigió hacia su auto.










Alyse estaba acostada en una cama de hospital, apenas se enteraron que era Peterson la pusieron en una habitación de lujo privada. Alyse se había dormido luego de que le hicieran unos exámenes de sangre, aun no sabia  que Benjamin estaba sentado el el sillón junto a ella. El quería irse pero no tenia el corazón para dejarla sola. Su celular vibraba cada 5 minutos, era Camille, Benjamin lo ignoraba, después la llamaría. El pitido típico de un hospital sonaba cada segundo, este revisaba el pulso de Alyse, al parecer estaba normal.




-¿Que haces aquí?- era la débil voz de Alyse. Benjamin se asusto.


- ¿Como estas?- pregunto ignorando la pregunta anterior.


- Débil- dijo con una sonrisa.


-¿Te duele algo?- pregunto- Oí que te diste un fuerte golpe.


- ¿Enserio? Para serte sincera no me acuerdo de mucho.- Benjamin asintió. - Todo se volvió negro.¿Donde están mis padres?¿Donde esta Spencer?


- Han intentado llamar a tus padres, pero no contestan. Y en cuanto a Spencer... no tengo la menor idea.- Alyse suspiro desilusionada.


- Siempre es lo mismo, cuando los necesito nunca están- dijo refiriéndose a sus padres.


- Lo siento, Alyse.


- Es como si no les importara. Creen que es suficiente solo mantenerme. Sabes, preferiría ser pobre pero amada por mis padres que rica y sin atención de ellos.


- Alyse, estoy seguro que tus padres te aman, es solo que son personas muy ocupadas.- Alyse suspiro.


En ese momento entro la enfermera.


- Señorita Peterson, por fin se despertó- dijo alegremente mientras se acercaba a ella.- Ya tenemos los resultados de los exámenes... Tenemos algunas noticias...- ella revisaba unos papeles que tenia en sus manos.


-¿ Buenas o malas?- pregunto Alyse alzando una ceja.


- Depende de como quiera tomarlas.


-Suéltelas-




-Bueno, la primera es que su desmayo fue porque se le bajo la presión, pero ya pudimos estabilizarla, aunque deberá pasar uno o dos días aquí para controlarlo.


- Nunca se me a bajado la presión...- susurro Alyse para si misma.- ¿Cuales son las otras?


-Y bueno señorita, también encontramos algo mas en su examen, encontramos la presencia de hormonas hCG o como también se les llama hormonas de ...embarazo.- Alyse abrió los ojos ampliamente asustada, no por la noticia, sino por quien la había oído. Benjamin estaba sin palabras, no se lo poda creer.- Eso quiere decir que esta embarazada.




- Shhhh- intento callar a la enfermera.- Por favor, se lo suplico, no lo diga en vos alta, no se lo diga a nadie, por favor, si llegan mis padres no les diga absolutamente nada.- dijo sujetándole la mano fuertemente, la enfermera se extraño.


- Pero, señorita, es mi deber.


- Por favor, se lo suplico, le aseguro que yo se los diré, pero no aun, no estoy lista.- la enfermera asintió y luego salio del cuarto sin decir nada.


Alyse respiraba agitadamente evitando mirar a Benjamin, pero esta tenia los ojos abierto como platos y miraba fijamente la pared. Ninguno de los dos sabia que decir. Alyse se sentía sumamente avergonzada, no sabia porque.


- Estas... embarazada- rompió el silencio Benjamin. Alyse asintió tensamente. Aun no sabia que decir.- ¿Ya lo sabias?- ella volvió a asentir.


- Me entere hace poco, no se le eh dicho a nade y agradecería que tu también guardaras el silencio- hablo.


- Alyse Peterson esta embarazada- dijo aun sin creerlo.


- ¿Puedes dejar de decirlo?- dijo un poco irritada. Los dos se quedaron en silencio. Benjamin aun tenia la mirada clavada en la pared. Alyse cerro los ojos fuertemente para tratar de impedir que las lagrimas bajaran.


- ¿Alyse?- ella lo miro con ojos un poco rojos. El la miro también.- Este bebe... ¿Es mio?- Benjamin tuvo que preguntar, aunque no estaba preparado para oír la respuesta. Alyse cerro los ojos de nuevo, aunque no pudo impedir que una lagrima se escapara y se deslizara por su rosada mejilla.- Alyse, por favor, dímelo.- ella tenia un nudo en la garganta, quería mentirle, decirle que era de Spencer, tranquilizarlo, no arruinarle su vida... Pero no era buena mintiendo cara a cara. -¡ Dímelo!- grito desesperado levantándose de la silla. Ella se asusto eh inmediatamente asintió.


- Lo siento- su vos era débil y quebrada. El se sentó , no por decisión sino porque su piernas se volvieron tan débiles que no pudieron aguantar su peso.


- No, me estas mintiendo, quieres engañarme, quieres manipularme para que este contigo.- se apuro a decir Benjamin.- Ese bebe no puede ser mio. - se levanto con usando toda la fuerza que tenia y tomo su abrigo, fue caminando lentamente y de espaldas hacia la puerta.


- Lo siento, Benjamin, enserio, pero es tuyo, esto cien por ciento segura.


- ¡No! Solo quieres darme problemas. Eso es, estas enamorada de mi, y es solo un engaño para que este contigo- Benjamin no se daba cuenta que sus acusaciones eran estúpidas- ¡O es solo por el dinero!


- Claro que no, sabes que yo no soy así, lo que te digo es verdad- Alyse trataba de gritar pero aun estaba débil.


- ¡Eres una mentirosa!- le grito. 


- Benjamin, tranquilízate por favor. Alguien te va a oír. - el se quedo frente a la puerta, respiraba agitadamente.- Yo no soy tan loca como para hacer todo eso de lo que me acusas. Lo que te digo es verdad. Y déjame decirte que esto es mil veces mas difícil para mi.- sus palabras salían debiles y quebradas. Alyse no sabia de donde había sacado la fuerza para decir todo eso.- No se lo que voy a hacer y te agradecería mucho que no se los dijeras a absolutamente nadie- se limpiaba las lagrimas que estaban en sus mejillas.


-¿Que no le puede decir a nadie?- Spencer entro al cuarto y los miro a los dos. 


Alyse trato de parar de llorar. Ahora si que no sabia que hacer. De una cosa estaba segura, esa noche de tequila fue el mas grande error de su vida.





3 comentarios:

♥Queen Sara♥ dijo...

¡Sí! ¡La primera en comentar! XD

Pues... vaya... Benjamín es peor persona de lo que pensé. XD Alyse me cae mejor. Pobre... ¡Y Spencer se va a enterar! AHHH ¡Él no se puede enterar! XD Está buenísima la historia. ¡Publica prontooo!

Attt: S@r!t@.

*Kuroneko* dijo...

Ow... me da lástima el bebé. ¡Por un momento me asustaste, creí que el golpe afectaría al bebé! Y... qué mal por parte de Benjamín -.- Todo bien, chabón, sé que no querés romper tu casamiento, pero... ¡Puta madre, asumí la responsabilidad! Aunque ella también estuvo medio boluda... Y en cuanto Spencer se entere... Aww, pobre T^T

Aprendiz de escritora♥ dijo...

D: crei que perderia el bebé!
y maldito Benjamin como puede decir eso!
sobre todo lo del dinero que no recuerda que Alyse es mucho mas rica que él? es un desgraciado
Cuando dijiste lo de la hCG me recordaste a mis clases Xd