Archivo del blog

Antes de empezar con la historia lean la descripción de los personajes aquí arriba

10 ago. 2013

Capitulo 1 (Tercera Temporada)

No debía estar allí, claramente me lo habían prohibido. Pero aun no tenia el auto control suficiente. Mi mente quería poner aun excusa, algo como que me gustaba este parque y solamente quería venir a caminar y vaciar mi mente , pero no era tan fácil creerse lo... Había que aceptarlo, este lugar era especial y la única razón por la que maneje 40 minutos para llegar era porque  tenia la esperanza de que estuvieran aquí. Sabia que tenían que estar aquí, era sábado, todos los sábados solíamos traer a Rose aquí, a ella la encantaba tanto como a mi. Aunque ya habían pasado casi 3 años desde la ultima ves que estuve aquí con ella...

El viento hacia que las hojas anaranjadas de otoño del árbol junto a mi cayeran en el libro que fingía leer. Este clima me traía tantos recuerdos hermosos, definitivamente el otoño era mi época favorita y hasta ahora empezaba a disfrutarla de nuevo.En un otoño como esta hace casi tres años Benjamin y yo compartimos lo que ahora son mis mejores recuerdos. Aunque también en un otoño como este fue cuando las cosas entre Benjamin y yo se empezaron a complicar... Pero no podía perder mas mi tiempo pensando en los malos recuerdos, ocupaba concentrarme en lo positivo.

Pose mi mirada en el área de juegos, habían muchos niños pero ninguno se me hacia familiar. Mi papa solía traerme a este parque cuando era pequeña, claro, cuando no estaba ocupado. Mis mejores momentos con el fueron  en este parque, el me enseño a manejar mi bicicleta aquí en uno de sus intentos de hacerme sentir como un niña con una familia normal pero no funciono, nada nunca funciono, pero eso no me molestaba. Desde niña supe que mi vida no iba a ser normal, los demás niños solían venir a jugar al parque mientras yo tenia el parque en mi casa, siempre el primer día de escuela sus padres iban a dejarlos hasta la clase, a mi en cambio el conductor me dejaba en la puerta y de ahí me las tenia que arreglar yo sola. Pero mi padre hacia todo lo que tuviera al alcance de su mano para hacerme sentir normal y eso se lo agradeceré por el resto de mi vida. En cambio mi madre no era ni parecida, ella le gustaba el estatus, le gustaba que la gente supiera quienes eramos o por lo menos la imagen que ella creaba de nosotros. A ella no le gustaba que me juntara con niños de "diferente estatus social" como ella decía... Cuando pensaba en esas cosas me sentía agradecida de haberme alejado de ella, aunque seguía siendo mi madre y aveces la extrañaba.  Era irónico pensar en las muchas veces que me dije que no seria como mi madre, pero termine siendo igual... Abandone a mi hija...

Aparte mi mirada del área de juegos y la regrese a mi libro "La letra escarlata". Amaba tanto ese libro, lo había leído muchas veces y no me aburría. No sabia como pero siempre tenia ese libro cerca, siempre se las arreglaba para aparecer en mi bolso en en mi cama, era como mágico. Siempre había sido el  mismo libro que usaba en el colegio, por muy roto y feo que estuviera no lo quería cambiar,  me traía mucho recuerdos. El olor de sus hojas me recordaba a Benjamin, el siempre tenia un libro cerca. Extrañaba aquellos tiempos

Estaba inquieta, mi mirada se paseaba por todo el parque buscándolos... Revisaba mi reloj de  muñeca a cada rato, aun era de mañana, todavía tenia la posibilidad de verlos. Respire profundamente tratando de relajarme. Amaba el olor de este lugar, era un olor diferente que me hacia sentir feliz... Ni los hermosos parques de París en otoño me hacían tan feliz como este. Era irónico pensar en las grandes expectativas que tenia de París y lo mucho que me defraudo... aunque no era culpa de París, era mi culpa, no estaba en mis mejor momentos cuando estuve allí, ni tampoco tenia la mejor compañía. Creí que vivir en París iba a ser lo máximo, después de ver todas las películas y leer todos los libros, pero lamentablemente fue todo lo contrario. Aunque  de todo lo malo sale algo bueno, cosa que hasta hace poco pude darme cuenta, aprendí que por muy hermoso y mágico que sea un lugar si estas con la persona incorrecta no vas a poder disfrutarlo. Y Teo definitivamente era la persona incorrecta. Los dos años que pase en París fueron los mas oscuros de mi vida. Pero estaba empezando a ver la luz de nuevo. Aunque en ese momento me estaba arriesgando a dar un paso hacia atrás.

-Rose, no corras tan rápido.- mi corazón dejo de latir al oír su voz. Había pensado muchas veces en este momento pero siempre había sido una utopía. Cerré los ojos, y respire profundamente. La Doctora Monferrato me había enseñado algunas técnicas de relajación. Inhala... Exhala... Inhala... Exhala.. Abrí lentamente mis ojos y mire hacia el área de juegos. Una sonrisa se extendió por mi rostro. No pudo evitarlo.

-Papá- grito su voz aguda, claro que esta no la reconocí. Aunque si podía reconocer perfectamente sus rulos color caramelo, y sus hermosos ojos azules. Ya podía caminar, mas bien hasta corría, bueno, que se podía esperar ya casi cumplía tres años... Sus facciones habían cambiado, se había estirado un poco... La extrañaba tanto. Moví mi mirada hacia el y mi corazón se derritió, el no había cambiado en nada, seguía siendo igual de guapo que siempre, era raro, nunca pensé volver a tener este sentimiento de tranquilidad y seguridad que solo el me daba pero apenas lo vi volvió a mi...sabia que aun tenia sentimientos por el, pero no creí que fueran tan fuertes.

Ben se acerco a ella y la alzo mientras le daba un beso en la frente. La sentó en un columpio y la empezó a meser, ella sonreía. Tenia tantas ganas de acercarme a ellos, de fingir por unos momentos que nada había pasada y que todo seguía siendo como antes pero no podía... No esta preparada, no aun.

Metí mi libro en mi bolso y me levante de la banca en la que me escondía. Antes de irme los vi por ultima vez. Benjamin había dejado de meser a Rose y se había sentado en una banca cerca de ella. Se veían felices, y eso me hacia feliz, por lo menos un poco. Suspire y justo cuando iba a apartar mi vista, la mirada de Ben se cruzo con la mía,pero inmediatamente la aleje y me fui. No podía arriesgarme, no aun.














2 comentarios:

Charlotte dijo...

Ya tenía ganas de leer más de la historia. Es estupenda :D

Madelin Martinez dijo...

he estado siguiendo tu novela desde el principio, cuando me gusta una novela duro unos MMmmmm 3 días en leerla completo, ojala y que siga, me gustaría leer el final