Archivo del blog

Antes de empezar con la historia lean la descripción de los personajes aquí arriba

15 dic. 2011

Capitulo 4

Ninguno de los dos sabia exactamente que los había impulsado a estar allí  juntos y solos, en una feria fuera de la ciudad. Talves Benjamin se estaba vengando de su esposa por haber rechazado su invitación, por lo tanto no solo le había mentido diciendo que se quedaría tarde trabajando, si no que había llevado a Alyse, la chica con la cual la había engañado.


Alyse ,por otro lado, apenas era una chica de 16 años, se dejaba controlar por las hormonas,ella sentía admiración por Benjamin, era tan inteligente, había leído miles de libros de toda clase, simplemente lo sabia todo. Por eso se sentía tan tonta a su lado.


-Esto es hermoso- dijo Alyse con una sonrisa mientras los dos caminaban lentamente y se comían un algodón de azúcar que Benjamin había comprado. 


El lugar era hermoso, era al aire libre, habían niños corriendo por doquier, habían payasos y mujeres vestidas de hadas. Parecía un circo al aire libre. También habían juegos mecánicos, habian sillas voladoras, montañas rusas miniatura, y la favorita de Alyse, La Rueda de Chicago.


- Necesitamos subirnos a eso- dijo entusiasmada señalando la rueda. Benjamin la miro poco convencido.


- No lo creo, eso no es para mi- hizo un mueca de disgusto.




-¿Tienes miedo?- pregunto Alyse con una sonrisita burlona.




- Si, Alyse, me da miedo- dijo riendo.Alyse sonrió.Benjamin era lo contrario a Spencer, este ya se hubiera montado cinco veces en cada atracción.


-Oh vamos, es divertido, mira, ya compre los boletos- dijo sacando de su bolsillo dos pedazos de papel rojo.


-¿En que momento los compraste?-pregunto Ben perplejo.


-Cuando estabas comprando el algodón de azúcar- dijo inocentemente- Vamos, di que si.- suplico Alyse haciendo su cara mas tierna. El la miro y luego con un gran suspiro acepto. Alyse salto de la alegría. Tomo su mano y corrió hacia la rueda. Subieron las escaleras plateadas y se encontraron con el encargado. Alyse le dio los boletos El los dejo pasar.




- Alyse ¿enserio quieres hacer esto?- pregunto Benjamin asustado. Alyse como respuesta se monto en la cabina roja y le sonrió. Benjamin respiro profundamente y luego se monto. El encargado cerro la puerta y se fue.




- ¡Que emocionante!- dijo Alyse con una sonrisa. La rueda se empezó a mover, Alyse instintivamente tomo la mano de Benjamin, y por supuesto este no la quito.




La rueda empezó a dar vueltas y vueltas, y las cabinas también. Alyse gritaba y se sujetaba de Benjamin fuertemente, este en cambio iba en silencio con los ojos fuertemente cerrados.




- ¡NO puedo creer que me hayas convencido de meterme a esto!- grito Benjamin mientras la cabina seguía dando vueltas.




-¡Lo siento!- Alyse se rió fuertemente.- ¡Que dicha que nos comimos el algodón de azúcar en lugar del perro caliente!- Benjamin se rió y asintió.


La maquina empezó a disminuir la velocidad lentamente y su cabina dejo de dar vueltas. Ellos respiraban agitados. Habían quedado en lo mas alto, y tenían que esperar a que todos los demás bajaran para que la rueda diera vuelta y ellos quedaran en tierra firme.




- No me gustan las alturas- dijo Alyse viendo hacia el piso.




- ¿Entonces porque eres animadora?- pregunto riendo.


- Es diferente. Allí confías en las personas que te tienen arriba, ¿que sabes tu que esta cosa se caiga y que todos terminemos muertos?


- Bueno, debiste pensar en eso antes de montarte y de arrastrarme a mi contigo.


- Si el barco se hunde, todos se hunden- dijo Alyse con una sonrisa mientras quitaba su vista del paisaje y miraba a Benjamin, el cual la miraba con una mirada muy profunda que logro que se incomodara.- ¿Que pasa?- dijo con una risita nerviosa- ¿Que tengo?- dijo mientras se tocaba la cara en busca de algo.


- Nada, es que... eres hermosa- dijo apartando su vista de ella. Alyse se sonrojo, ya mucha gente se lo había dicho, pero de parte de el era como si estuviera diciendo palabras desconocidas.




-¿Tu crees?- pregunto Alyse tímida.




- Todo el mundo lo cree. El colegio esta lleno de gente enamorada de ti.




- No es cierto.- Alyse se rió.




- Si lo es- dijo mirándola de nuevo- Cuando eres profesor lo ves todo. ¿Esas notitas que siempre aparecen en tu casillero?- ella asintio.- Son del chico que siempre se sienta detrás tuyo en mi clase.




- ¡¿Enserio?! Creí que eran de Spencer... Pero espera... ¿tu como sabes eso?- pregunto Alyse, Ben sonrió- ¿Me estas espiando? Hummm.... como que el enamorado es otro- dijo con una sonrisa.


- ¿Estas diciendo que estoy enamorado de ti?- pregunto con un sonrisa- Pues no, no estoy enamorado de ti, ni tu de mi.- Benjamin poco a poco se fue acercando a ella.


- ¿Entonces porque te acostaste conmigo hace un mes y medio?- no hubo tiempo de responder, Benjamin la beso  y ella no se negó. Muy en el fondo Alyse lo esperaba, y Benjamin también.


- Ya pueden salir- ninguno de los dos se había dado cuenta de que ya estaban abajo y que el encargado ya había abierto la puerta. Alyse se sobresalto y se alejo de Benjamin rápidamente. Si estuvieran en Leuven ya todo el pueblo lo sabría, pensó Alyse. 


Salieron de la cabina y empezaron a caminar en silencio. Ninguno de los dos sabia que decir. 


-¿Ya quieres irte?- pregunto Benjamin rompiendo el silencio. Alyse asintió. Ya era tarde y sus papas estaban en casa, sabia lo que le esperaba cuando llegara. 


Caminaron hacia el auto de Benjamin silenciosamente. Algo había cambiado, en los dos, esta ves no estaban borrachos, no tenían como excusar sus acciones, ese beso fue por voluntad propia, su mente esta clara y pura.




- Siento mucho si lo que paso en la rueda te incomodo de alguna manera.- dijo Benjamin mientras conducía rumbo a la casa de Alyse.




- No me incomodo- Alyse lo miro tímida- Me hiso sentir bien.- Benjamin no hablo, miraba al camino concentrado.- Detén el auto.- ordeno Alyse.


- ¿Que?


- Que detengas el auto- casi grito Alyse.


- ¿Estas enojada?- pregunto orillando el auto.


- No, es solo que necesitamos hablar claramente- hasta Alyse se sorprendió por su madurez.


- ¿Hablar de que?


- ¡De nosotros, Benjamin!- era la primera ves que Alyse lo llamaba por su nombre.- Quiero saber que significo para ti ese beso porque estoy muy confundida. 


- No lo se, Alyse, pero fue algo que no debió pasar.


- No me importa se debió pasar o no. Solo quiero saber que significo para ti.


- Alyse, no lo se, últimamente e pensado mucho en ti...


-¿Cosas inapropiadas?- pregunto Alyse un poco asqueada.


-¡NO! - se apuro en decir- E tenido problemas con mi esposa, y... No se, es como un método para vengarme de ella secretamente.


- ¿Quieres decir que me estas usando simplemente para hacerte sentir mejor de tu matrimonio?- Alyse se enojo un poco.


- No, Alyse, tu me importas, enserio me importas.- puso su mano en la mejilla de ella. - Pero simplemente no puedo evitar estar casado. 


- A mi también me importas. Tu fuiste con el que perdí la virginidad, sabes.- Benjamin la miro en estado de shock.


- ¡¿Enserio?! ¿Que hay de Spencer? Ustedes dos nunca habían tenido...- Dijo Benjamin sin terminar la oración.


-¿Sexo? No, tenia un anillo de castidad, tenia que esperarme al matrimonio, pero ya ves lo que hace el tequila.-dijo con una sonrisa. Benjamin aun no se lo creía. Había sido peor de lo que se imaginaba. 


- Alyse, debemos detener esto. No es seguro.


- ¿Que no es seguro?


- Tu y yo, profesor y estudiante. Simplemente va en contra de todos los códigos éticos y morales.


- Tienes razón. Si seguimos así uno de los dos se va a enamorar y Dios sabe que no quiero saber como terminaría eso. 


- Exacto.


- Entonces... ¿Terminamos?- pregunto Alyse.


- Terminamos algo que nunca comenzó.- contestó.Alyse suspiro.


- Llévame a casa, sino mis papas perderán la cabeza- Benjamin arranco el auto y fue en dirección a la casa de Alyse. 


Los dos se sentían un poco raros. Había algo que los hacia sentirse bien cuando estaban juntos. No estaban enamorados, de eso estaban seguros, pero habian unos cuantos sentimientos que si se juntaban podían transformarse en amor, y eso era exactamente lo que no querían.


- Es aquí- dijo cuando estaban en frente de un gran portón negro que cubría su gran mansión.


- Tienes un lindo portón- bromeo Benjamin. Alyse sonrió y abrió la puerta del auto. - Alyse, eres una chica única, no dejes que los portones de esta casa se conviertan en barrera entre tu y tus sueños.


- ¿A que te refieres?- pregunto


- Me refiero a que... tienes que independizarte un poco de tus padres para poder... aprender a vivir.- Alyse no sabia de donde había salido eso... Pero le llego al corazón.




- Es una buena despedida- dijo Alyse riendo. Benjamin la miro. Alyse se acerco a el y le dio un suave beso en los labios. Después salio del auto.- Es el ultimo, te lo prometo.













3 comentarios:

♥Queen Sara♥ dijo...

¿¿¿QUEEEEEEEEÉ??? ¿Me salté un capítulo? No... ¿Qué pasó? En un día no pueden mi verse a los ojos y luego él la saca del pueblo y se la lleva a una feria y se besan dos veces. SOBRIOS. Son PEORES de lo que pensé. Vaya... escoria humana... aunque todo el mundo se equivoca, supongo. Ahora, mucha gente también es idiota. Tan idiota como ellos dos, que no quieren quemarse pero no se resisten a la candela...

Attt: S@r!t@.

*Kuroneko* dijo...

Me sorprendió un poquito que haya salido tan de la nada, pero... ¡Hay que matarlos, Dios! ¿Quién es tan infantil de llevar a una pendejita con él sólo porque su esposa le dijo que no? ¡Con lo amorosa que es su mujer! Y Alyse otra boluda, a la que le importa tres carajos Spencer. Los maro. En serio.
Admito que esta historira te deja más enganchada de lo que pensé. Necesito leer el resto de los caps!!

Aprendiz de escritora♥ dijo...

.____. cuando lei te lo juro que crei que me brinque algo pero ya revise y noooo, simplemente me has dejado impactada! como sobrios y besandoseee, pobre de Spencer y de Camille .____. maldita Alysee porque no los deja tranquilos!o bueo ambos tienen la culpa nadie te obliga a algo que no quieres ya me quede sin palabrasD: