Archivo del blog

Antes de empezar con la historia lean la descripción de los personajes aquí arriba

30 jul. 2012

Capitulo 17

Decisiones, decisiones, decisiones... Cuanto daría Alyse para poder tener la oportunidad de tomarlas de nuevo, claro esta ves pensándolo todo con una mente sobria. No podía evitar sentirse culpable mientras veía desde donde permanecía  sentada, en uno de los pupitres de la primera fila, como Benjamin recogía sus cosas del escritorio y las ponía en una caja de cartón. Habían tantas cosas, lapices, lapiceros, tijeras, calculadoras, libros, papeles, muchos papeles.Entre ellos estaba el diploma que se había ganada hace algún tiempo al ser electo por los estudiantes como el mejor maestro del año, claro, se lo merecía. Benjamin era ese tipo de maestro que a todos le caía bien, ese tipo de maestro que en verdad te enseñaba algo, claro, a ningún estudiante le enseño lo que le enseño a Alyse... Esta vio como Benjamin observaba el diploma por ultima ves y con un suspiro lo amontonaba al resto de papeles, que al igual que ese tenían una historia especial.


- No me hagas esa cara de lastima, Alyse, estoy bien.- dijo con una sonrisa fingida mientras se agachaba a revisar los últimos gabinetes de su escritorio. Ella se rió y miro hacia otro lado. - Ya casi nos vamos.


-Puedes tomarte todo el tiempo que quieras, no estoy apurada.- Alyse se levanto de la silla, no sin costos ya que su vientre había pasado a convertirse en un enorme bola de baloncesto. Camino por la clase, miro las paredes que estaba completamente desnudas ya que Benjamin había tratado de no dejar rastro alguno de su tiempo como profesor en el colegio y por supuesto lo había logrado. Alyse sabia lo mucho que lo dolía a Ben dejar este trabajo. - No creo ser capaz de recibir ingles aquí con alguien que no seas tu...- dijo mientras se sentaba en el escritorio, junto a la caja de cartón.


- Y yo no creo ser capaz de dar clase con alumnas como tu nunca mas...- dijo mientras ponía sus manos en la barbilla de ella y le daba un suave y rápido beso en los labios.- Es hora de irnos, el vigilante llegara en cualquier momento, y no queremos que nos vea...


-Te puedo dejar solo si quieres... para que te despidas...- dijo mientras con un pequeño salto se levantaba de escritorio y caminaba hacia la puerta.


- Yo no soy así de cursi... Si te pedí que vinieras conmigo fue por algo... - dijo mientras tomaba la caja entre sus brazos y caminaba hacia la puerta. La abrió, asomo su cabeza para asegurarse que no hubiera nadie y luego, como todo caballero, le hizo a Alyse una señal para que pasara...


- Eh estado pensando algunas cosas.- dijo cuando empezaron a caminar por el pasillo, Alyse apoyo su mano en el hombro de Benjamin.- Creo que ya es hora de descansar.


- ¿A que te refieres?- dijo entrecerrando los ojos.


- El bebe va a nacer pronto, mi cuerpo esta exhausto... Mis pies están hinchados, con costos puedo caminar 100 metros... Mis hormonas están como locas, y las migrañas cada ves son mas seguidas... No entiendes el esfuerzo que tengo que hacer para pasar 9 horas aguantando escándalos y haciendo cosas que sinceramente creo que son innecesarias para mi vida. Creo que puedo aprovechar mejor mi tiempo si tomo esas nueve horas diarias y las uso para la pronta llegada del bebe... Sabes, aun nos falta terminar de decorar la habitación del bebe... Y déjame decirte que la casa esta echa un asco... Dime ¿Has tomado tiempo de por lo menos sacudir un poco desde que se fue Camille?- hablo rápidamente Alyse.


- ¿Y cual es el punto?- pregunto Benjamin.


- El punto es... Imagínate lo buena ama de casa que seria si no desperdiciara 9 horas de mi vida en este colegio...- Benjamin abrió la cajuela de su auto y metió la caja. Luego entro al auto, Alyse lo siguió apurada. -¿No vas a decir nada al respecto?- pregunto viéndolo fijamente, este arranco el auto y salio del estacionamiento rápidamente.-¿Ben?


-¿Que quieres que diga? Me encantaría decirte que es una buena idea, pero honestamente no lo es... Es mas, creo que es un muy grande error hacer eso, y mas cuando te falta tan poco para ganarte el titulo de secundaria... Pero tampoco voy a negarte que tomes tus propias decisiones solo por que yo no las apruebo... Así que mejor tu te encargas de esa decisión sola... Y no creas que es porque no me importa. Me importa, y mucho pero no voy a ser yo el que te impida tener la libertad que hace mucho tiempo estas pidiendo.- Benjamin miro a Alyse esperando que no se hubiera ofendido lo que era algo normal cuando le decía ese tipo de cosas pero Alyse le sonrió


- Sabes, tengo que admitir que por mucho que odie tus sermones, siempre tienes razón. Bueno, en algunas partes.- Benjamin se extraño al ver la reacción de Alyse- Siempre me a importado mucho tu opinión acerca de mis decisiones, bueno, sinceramente me importa mucho la opinión de todos acerca de mis decisiones. Pero esta ves no, tome mi decisión hace mucho. Solo esperaba el momento perfecto para decírtelo.- Alyse se veía emocionada.- Ya hable con el director. Llegamos a un acuerdo, el me dijo que me dejara tomar los exámenes finales a principio del próximo año.


-Y¿Que hay de la universidad?- pregunto Benjamin.


- Eso se vera después... Lo único que se es que el próximo año lo dedicare únicamente a el bebe.- Alyse observo la mirada poco complacida de Benjamin.- Y no tienes el derecho de decirme que esta mal. Sinceramente me siento muy orgullosa de mi misma por haber tomado una decisión tan grande sin ayuda de nadie.


- Yo también estoy orgulloso de ti...- dijo Benjamin iniciando con un suspiro después de analizarlo por medio minuto. Alyse sonrió complacida.


-Sabes, hoy me siento de maravilla, tanto que me tomare el tiempo de preparar la cena de esta noche.


-¿Tu?¿Cocinar? Nunca te eh visto cocinar.


-Pues hoy sera tu primera ves.


Alyse y Benjamin aun no se habían acostumbrado a vivir juntos, aunque la etapa de la incomodidad ya había pasado ninguno de los dos podía evitar sentirse raro durmiendo en la misma cama. Benjamin cada noche se sentía culpable, sentía como si estuviera haciendo algo malo, algo que no debería hacer. Nada podría borrar el echo de que Alyse fue una de sus estudiantes, y verla junto a el en la misma cama lo hacia sentirse repugnante... Aunque aveces podía apartar ese pensamiento de su cabeza y solo disfrutar el echo de estar con ella. Los sentimientos de Benjamin hacia Alyse habían cambiado mucho en los últimos meses pero hasta hace poco había aceptado por fin lo inevitable. Estaba enamorado. Benjamin miro a Alyse de reojo. Estaba sonriendo, pero de repente se fue. Benjamin poso su mirada de nuevo en la carretera y noto por donde pasaban. Era la casa de los padres de Alyse, la cual abarcaba toda una cuadra, y lo peor de todo era que dos cuadras mas adelante estaba la casa de Spencer.


-No debí haber tomado este camino...- se disculpo Benjamin mientras intentaba acelerar.


- No importa, tendré que aprender a soportarlo. Leuven es un pueblo pequeño... Espera... ¿que esta pasando?- pregunto Alyse mientras apuntaba su vista a la casa de Spencer. Enfrente de esta habían varios autos de policía estacionados aun con las sirenas puestas.- ¡Para el auto!- grito mientras veía la escena.


La señora Powell yacía en el jardín echa un mar de lágrimas mientras veía a los policías entrar a su casa. Alyse rápidamente se bajo del auto y se acerco a ella. Sus sollozos hacían que Alyse tuviera escalofríos. Ella sabia que su relación no era buena, pero aun así no dudo en acercarse a ella..


-¡Oh Alyse!- dijo mientras se acercaba rápidamente a ella y le tomaba las manos.- ¡Por favor dime que has hablado con Spencer!¡Porfavor!- Alyse no entendía a que se refería... Negó con su cabeza.


-Que...¿Que es lo que pasa?- pregunto confundida y asustada.


- Spencer...- respiro profundamente tratando de recobrar la compostura, cosa en la que fallo.-¡Spencer desapareció!- dijo con un grito ahogado mientras se tiraba a los brazos de Alyse, esta se quedo sin habla, aunque eso no evito que pusiera una mano en el hombro de su antigua suegra para consolarla. No sabia que pensar, no entendía absolutamente nada.


-¿Señora Powell?- un policía llamo su atención.- ¿Podria decirnos exactamente como se entero que su hijo desapareció?.- pregunto el oficial mientras sacaba un libreta de nota. Ella respiro profundamente y empezó a hablar.


- Bueno, hace media hora entre a su habitación ya que Spencer no había salido en todo el día. Cuando entre no había nada ¡Nada, oficial! Su armario estaba vacía y su escritorio también. Y había un papel en su cama. - ella rápidamente saco un papel blanco doblado de su bolsillo. Alyse pudo alcanzar a leerlo.


 "Estoy harto de esta mierda
No me busquen."


Alyse no podía creer nada de lo que estaba pasando. Spencer se había ido y nadie sabia a donde.


Un auto muy lujoso se estaciono frente a ella, reconoció a la persona que salio de el. Era Michael Powell, el padre de Spencer. Este la miro enojado y se acerco a ella con paso fuertes y firmes, Alyse retrocedió asustada.


-¡Sabia que tu tenias algo que ver con esto!- grito el señor Powell.- ¡¿Quien crees que eres para venir y destruir a mi familia?!¡Crei haber dejado claro que tu ya no eres bienvenida aquí!¡Ya entiendo porque tus padres te echaron!¡Solo traes problemas!- Alyse estaba paralizada, sentía como sus manos heladas temblaban ligeramente. Tenia miedo.-¡Vete de aquí!


- Alyse, súbete al auto.- Benjamin apareció frente a ella. Se veía enojado. Alyse estaba paralizada, su cuerpo no respondía.-Súbete al auto, Alyse- volvió a decir Benjamin con voz mas fuerte. Esta ves Alyse si pudo seguir las ordenes.- ¡Usted no es nadie para hablare a Alyse así!- Benjamin le grito al Señor Powell. Alyse alcanzo a oír.- Si, tal ves a cometido errores, pero ¿acaso usted no lo a echo? Deje de hacerse el perfecto porque toda la ciudad sabe que es todo menos eso. Y déjeme decirle que el único responsable de destruir su familia es usted con su hipocresía y falsedad. Si yo fuera su hijo hace mucho me hubiera ido.- El señor Powell se quedo callado. Benjamin camino hacia el auto.- Entra, Alyse- le dijo al ver que yacía parada frente a la puerta. Ella rápidamente se monto. Estaba impresionada


- ¿Te sientes bien?- dijo  Benjamin mientras pisaba el acelerador.- No lo escuches Alyse, esta diciendo tonterías- Alyse asintió. Sentía que estaba a punto de vomitar. 


-Quiero ir a casa.- suplico. Benjamin asintió. El también desea llegar pronto.


Apenas llegaron Alyse se bajo del auto y rápidamente se dirigió al cuarto principal. En esos momentos era cuando extrañaba la privacidad que tenia cuando no compartía habitación y eso que los primero días que estuvo en la casa de Benjamin la tuvo, pero luego esa habitación se convirtió en el cuarto del bebe, por lo tanto tuvieron que sacar la cama y desarmarla ya que la casa de Benjamin no era tan grande, mínima comparada con la de los padres de Alyse.


Alyse pudo aguantar las lágrimas, cosa que muy pocas veces había podido lograr, aunque últimamente lo estaba perfeccionando. Se sentó al borde de la cama, tomo un pequeño almohadón y empezó a jugar con este nerviosamente. Miro de reojo como Benjamin entraba al cuarto. Este se acerco a Aly con poca seguridad, no sabia si ero lo apropiado dejarla sola o acompañarla, por lo tanto se dejo llevar por su instinto.


- Sabes, no te debe importar lo que ese viejo loco diga- Benjamin dijo suavemente mientras le quitaba el almohadón de las manos y empezaba a jugar el. Alyse suspiro.


-Eso no es lo que me molesta.- dijo mirando fijamente al piso. Benjamin la miro por unos segundos, puso la almohada de nuevo en su lugar y la tomo de la mano.


-Spencer debe estar bien, Alyse. Créeme...- trato de sonar seguro.


- ¿Y como sabes eso,eh? En este momento puede esta muerto en una alcantarilla por donde nadie pasa... Se puede estar pudriendo en un basurero de un callejón mal oliente.... ¡Tu no sabes que le puede estar pasando ahora!- la voz de Alyse se quebró- Y Ben... Es mi culpa ¿Acaso no lo ves? El se fue POR MI CULPA. Yo fui la que hice que su vida se volviera miserable... Yo... Yo arruine su felicidad... Y ahora... Ahora no se donde esta, ni que estará haciendo... Spencer es una persona impulsiva, se deja llevar fácilmente por sus sentimientos, lo conozco... Es capaz de cualquier cosa... Y eso el lo que me preocupa...


- No creo que Spencer sea tan tonto como para intentar herirse a si mismo si eso es a lo que te refieres... Es mas, creo que el motivo por el que se fue es el echo de curarse a si mismo, el necesita tiempo. Leuven es un pueblo pequeño, no creo que te quiera estar viendo a cada rato... Sin ofender...- Benjamin ya no sabia que mas decir para consolar a Alyse.


-¿Crees que el esta bien?- pregunto Alyse alzando la vista por primera ves y viéndolo a los ojos, Benjamin asintió con una sonrisa confiada. Alyse le sonrió y se recosto en el con un suspiro. El la rodeo con su brazos. Se quedaron así por unos minutos. Pero era hora que Benjamin le dijera algo.


- No se si el momento de decirte esto o no... Pero creo que es necesario.- Benjamin soltó a Alyse y se levanto, saco un sobre de su bolsillo trasero y se lo entrego a Alyse.


-¿Que es esto?- pregunto mientras lo tomaba de sus manos.


-Ábrelo- respondió con un tono nervioso. Ella le hizo caso. Abrió los ojos como platos al ver lo que se encontraba adentro. Era billetes, mucho billetes, suficientes para mantener a una familia mínimo un mes.


-¿De donde sacaste esto?- pregunto asustada.


- Llego por el correo el otro día, junto a un paquete...- dijo mientras le quitaba el sobre de las manos y sacaba un pedazo pequeño de papel de adentro, se lo entrego. Alyse lo tomo y leyó. 


Querida Alyse


Mientras escribo esta carta no puedo evitar ver tu imagen en mi mente, veo a esa pequeña niña con ojos color cielo viéndome por la ventana con su hermosa tiara plateada y su vestido esponjado blanco. Siempre fuiste mi princesita. Siempre me empeñe en enseñarte tantas cosas y me sentía tan orgulloso cuando veía los frutos de mi trabajo. Creo que hoy puedo decir con seguridad que te enseñe a creer y amarte a ti misma,  a enfrentar tu miedos y confiar en tu fuerza, a ser sincera contigo mismas y no cambiar solo para gustarle a alguien. Te enseñe a darte cuenta de lo que te mereces, y a no rebajarte a algo que no eres. Te enseñe a luchar por lo que quieres, y a nunca parar hasta lograrlo. Y sobre todas las cosas te enseñe a luchar por tu felicidad. Pero ahora me doy cuenta del mal ejemplo que fui para ti en estos últimos meses , no seguí mis propio valores, valores que creí tener impregnados en mi alma. 

Alyse, nunca podre disculparme lo suficiente por lo el grave error que cometí. Me traicione a mi mismo. Nunca creí ser capaz de hacerle eso a la mujer que mas amo en esta tierra, pero sin embargo lo hice. No sabes la vergüenza que tengo, la decepción que siento. Si hubiera un premio al peor padre del mundo, sin duda lo ganaría, o por lo menos recibiría una mención honorífica, y me lo merezco.

Lo siento, lo siento, lo siento. No se si es posible explicarte cuanto te extraño. Mi vida no es lo mismo sin ti, siento que gran parte de mi corazón fue arrancada. El solo echo de pensar que te deje botada en el momento que mas me necesitabas me hace querer quemarme vivo. 

Te amo, te amo, te amo. Se que en estos momento lo puedes dudar,pero créeme que es verdad. No hay nada que mas quiera en este momento que poder volver a tener la relación tan estrecha que tenia contigo. 

Se que es un poco tarde para decirte todo esto, pero espero que eso no te impida por lo menos pensarlo un poco.

Te amo mi ángel.

Atentamente: Tu Padre (Jonathan Peterson)
Posdata: Te mando este dinero para que te ayudes, no te intento manipular ni presionarte para nada, solo espero que esto les sirva. Les enviara la misma cantidad todos los meses hasta que me sea posible. También te envié unos cuantos juguetes que eh conservado desde que eras niña, en el paquete van tus favoritos. Pienso que tal ves le puedan servir al bebe.

Alyse no sabia que decir, era una carta extremadamente conmovedor que nunca creyó que fuera a recibir.

- Dios, no puedo con tantas emociones en un día...- dijo Alyse mientras doblaba la carta de nuevo.- No se ni que pensar...- Benjamin se volvió a sentar junto a ella y la abrazo fuertemente.

- No te apures a decidir nada... Tienes tiempo de pensar, Aly... Y si ocupas ayuda en algo, aquí estoy yo... Siempre lo estaré.-  beso la mejilla de Alyse.- Te amo...- ella se quedo callada por unos segundos.- Otro sentimiento con que lidiar hoy.

- Nunca me habías dicho eso...- dijo confundida.

- Se supone que debes decir "Yo también te amo"- trato de guiarla Benjamin. En el subconsciente tenia miedo de que no lo dijera. Alyse se quedo callada unos segundos haciendo mas grande el miedo de Benjamin.

- Yo también te amo.- sonrió y se pego mas a el.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Uuu ya casi hay una pequeña bebe en la familia :)

Gracias por seguirme leyendo, se que eh sido una irresponsable pero les digo que esta historia me apasiona deberas y no la dejare por nada del mundo.

Dejen sus comentario, se los agradeceria mucho.

Muuaa

Atte: Cris




















2 comentarios:

sarus eyf dijo...

¡¡¡que bien, esta genial!!!
Me encanta. Besos
Firmado: Sarus

Anónimo dijo...

Me encanta como llevas esta novela en realidad me conmueve!! espero que la sigas porque es muy linda.
Att:Lu