Archivo del blog

Antes de empezar con la historia lean la descripción de los personajes aquí arriba

7 nov. 2012

Capitulo 2 (Segunda Temporada)


Pañales, leche, cereal, huevos, lechuga repetía Alyse en su mente mientras rondaba por los pasillos del supermercado con una lista en su mano.  Definitivamente Alyse no se sentía cómoda allí, nunca había tenido que hacer compras en su vida y tampoco había acompañado a sus padres a hacerlas, siempre enviaban a algún asistente a que lo hiciera. En los últimos meses Benjamín había sido el encargado de hacer la compras y Alyse pocas veces había pisado el supermercado, pero ahora el estaba trabajando  por lo que la responsabilidad le quedo a ella.

- Disculpe, señor- Alyse trato de llamar la atención de uno de los trabaja dores que estaba acomodando una repisa. El se volteo inmediata mente- ¿Sabe donde están los  pañales?- el trabajador inconscientemente la miro de pies a cabeza un poco extrañado- Son para mi hermano- mintió avergonzada.

-Están en el pasillo 4- respondió con una sonrisa amable. Alyse le agradeció y fue en busca de los pañales.

No era la primera vez que le pasaba eso. Normalmente cuando salia con Rose la gente se le quedaba viendo y no muy discretamente. Sabia que la juzgaban, sabia exactamente lo que pensaban de ella " Que niña mas tonta" y pues tenían razón pero aun así era mal educado y grosero.

-Veamos- susurro para si misma cuando se encontró con un repisa llenas de paquete de pañales. 

Re-usables, desechables, extra-absorbentes, para piel sensible, grandes, pequeños, de colores, con patrones, con números. Alyse se aturdió al ver tanta variedad, no sabia ni que tomar. Miro la lista de nuevo, no había absolutamente nada que la ayudara a decidir solo decía "PAÑALES"

Ok, es tiempo de sacar el instinto lógico maternal- pensó. Cerro los ojos respiro profundamente y luego empezó a leer las etiquetas de todos los pañales. En la primera repisa, la que estaba mas abajo, estaban los pañales mas grande, luego iban en orden hasta que en la ultima repisa, la mas alta, estaban los de recién nacido. Alyse se puso de puntillas y estiro su brazo lo mas que pudo, tomo un paquete pero cuando lo bajo otros cinco se vinieron abajo golpeándola. Gruño enojada mientras se agachaba a rejuntarlos. 

- ¿Te encuentras bien?- pregunto una voz masculina mientras la ayudaba a rejuntar los paquetes. Acerco su mano al paquete que rejuntaba Alyse, ella lo primero que noto fueron los dos tatuajes que tenia, uno en su muñeca y el otro en su bícep. El primero era una serie de caracteres que Alyse no reconocía, su primer instinto era que estaba escrito en latín. El otro, el mas grande de los dos, era una clase de dragón mítico color rojo con azul que expulsaba llamas de su boca y rodeaba todo su bícep. Alzo mas su vista esperando encontrarse con el típico chico rudo de tatuajes con un pañuelo de calaveras y un diente de plata pero se sorprendió al encontrarse lo contrario. El chico tenia aspecto suave, gentil, amable.Su tez era un poco pálido cosa que resaltaba sus hermosos ojos color agua que le daban un expresión dulce a su rostro. Su cabello era castaño claro casa tocando la linea de rubio, lo llevaba un poco despeinado como si recién se hubiera levantado de la cama, cosa que le lucia bien. Aunque había algo en su rostro, algo que lo hacia verse dulce pero con un a clase de filo a la misma vez lo hacia verse peligroso. -Estaba haciendo fila en la caja cuando vi como se te caía todo encima ¿te encuentras bien?

-Si, si, gracias- dijo mientras recogía el ultimo paquete.

-Acercarte al pasillo de bebes puede convertirse en una misión suicida- dijo en tono de broma. Alyse asintió y sonrió un poco nerviosa. El era hermoso.

- Estoy haciendo un... un trabajo en el colegio, ocupaba ver los precios nada mas- se excuso Alyse con una mentira.

-Ya veo...- asintió mirándola, frunció el ceño.- Hey ¿te conozco de alguna parte?- pregunto mientras examinaba su rostro con su mirada.- ¿Siempre has vivido aquí?

-Si- respondió- Y no creo que me conozcas. Me llamo Alyse... Alyse Peterson- dijo estirando la mano, el la tomo y la sacudió.

-Claro que se quien eres- exclamo aliviado- Tu eres la hija de este senador famoso... ¿Como es que se llama?

-Jonathan Peterson- respondió Alyse con una sonrisa amable.

-Cierto, cierto... Te vi por la tele una vez, me acuerdo que pensé que era hermosa.- dijo con una sonrisa picara. Alyse se rió avergonzada.- Me llamo Teo... Teo Barone.

-Hmmm... ¿Barone? ¿Acaso es italiano?- pregunto curiosa.

-Bueno, de echo lo es. De Sicilia específicamente.

-Wow,¿entonces eres de Italia?

- No exactamente, mis padres lo son.- dijo sonriendo.

-Señor ¿va a llevarse esto?- dijo la cajera con un paquete de cigarrillos en su mano.

-Si, si, un momento- le respondió.- Bueno, fue un gusto conocerte Alyse.

-Igual- respondió. El la miro por unos segundo luego se volteo y camino hacia la caja. Alyse sonrió para si misma y se volteo de nuevo hacia los pañales.

-Hey... Te ves como una persona que disfruta del arte- otra vez el mismo chico. Se acerco de nuevo a ella. Ella se volteo- La próxima semana, miércoles exactamente, hay una exposición de fotografías en la antigua estación de trenes. Tal vez te gustaría ir, yo estaré allí. Tal ves luego podemos ir a tomar algo o no se- dijo tratando de esconder sus nervios.

- Claro- dijo sin pensarlo el sonrió y se acerco mas a ella.

-¿Tienes celular o algo en donde te pueda apuntar mi numero?- pregunto, Alyse inmediatamente saco su celular de la bolsa del pantalón y se lo dio.- Hmmm... linda bebe- Alyse no se acordaba que tenia una foto de Rose de fondo de pantalla.

-Oh, si, ella es... mi sobrina- mintió de nuevo.

-Bueno, aquí esta... Me mande un mensaje para guardar tu numero- dijo mientras se lo entregaba. Ella asintió- Te llamare para ponernos de acuerdo.

-Si, perfecto.- sonrió. Se despidieron y luego Alyse siguió con su compra.

Durante todo el trayecto de vuelta a casa Alyse pensaba en Teo, había algo extraño acerca de el, algo que la atraía, tal vez era que había algo en el que le recordaba a Spencer, o tal vez era que ella nunca había tenido esa clase de contacto con nadie, nunca había conocido alguien tan espontáneamente y había accedido a salir con el. Aunque ella se trataba de convencer en que no era una cita, simplemente era un salida para conocerse, tal vez podrían llegar a ser amigos y hasta Dios sabia que Alyse ocupaba por lo menos un amigo.

Cuando llego trato de abrir la puerta con costos ya que tenia 4 pesadas bolsas guindado de sus brazos. No había terminado de meter la llave cuando alguien la abrió.

-Déjame ayudarte- dijo Benjamin mientras tomaba las bolsa.

-¿Que haces aquí tan temprano?- pregunto curiosa .Normalmente Benjamin llegaba en la noche.

-Bueno, hubo una actividad en la universidad por lo tanto salí temprano.- Alyse entro a la casa y se quito su abrigo. El otoño había llegado a Leuven y el clima se estaba enfriando. Benjamin puso las bolsas en la mesa luego se acerco de nuevo a donde Alyse y le dio un beso en la mejilla. 

- ¿Donde esta papa?- pregunto mientras se asomaba a la cocina.

-Se fue, dijo que tenia que hacer unos mandados. Rose esta dormida.- dijo mientras empezaba a sacar las cosas de la bolsas y la empezaba a guardar. Alyse se sentó con un suspiro en el sillón.- Y ¿como fue tu primera vez en el supermercado?

- No fue tan malo... De echo fue interesante- dijo pensando en Teo.

-Hmmm... creí que lo ibas a odiar.

-Créeme, yo también.- dijo riendo.- Tuve un pequeño accidente con los pañales, pero nada de que preocuparse.

- Oye, tengo algo para ti- Alyse inmediatamente se enderezo en el sillón. Benjamin se acerco a ella y le entrego dos pedazos de papel. Ella los leyó.

-¡¿La letra escarlata?!- dijo abriendo los ojos como platos.- Adoro ese libro.

- Van a dar la obra en el teatro, solo una noche. Pensé que podría ser nuestra primera cita. - dijo mientras terminaba de ordenar.

- Oh, Ben, esto es increíble.- dijo emocionada. Se levanto del sillón y corrió hacia donde Benjamin y se le tiro encima.- Gracias, gracias, gracias- repitió.

-No creí que te fuera a emocionar tanto- dijo un poco extrañado.

- No puedo esperar- dijo dándole muchos besos.

- ¿Que mosca te pico? Hoy vienes muy feliz...- pregunto mientras la veía.

-No lo se, simplemente estoy feliz..- dijo mientras le daba otro beso.

No hay comentarios: