Archivo del blog

Antes de empezar con la historia lean la descripción de los personajes aquí arriba

14 nov. 2012

Capitulo 3 (Segunda Temporada)



Alyse yacía sentada en el sillón de la sala, veía el reloj cada 10 segundos. Eran las siete y media, la obra comenzaba a las ocho y Benjamin no aparecía. Se levanto y empezó a caminar por todo lado, paro y se miro al espejo para revisar que todo estuviera en su lugar. Estaba estrenando el hermoso vestido blanco que su padre le había regalado para su cumpleaños, aparte de eso no se había esforzado tanto en lo demás, había dejado su pelo rubio suelto y de maquillaje solo llevaba un poco de brillo en los labios. Había pensado en arreglarse mejor pero se sentía ridícula tomándose esta cita tan enserio. Solo irían a ver una obra. El ruido del motor del auto la distrajo. Tomo su bolso rápidamente y salio de su casa. Benjamin estaba bajando se del auto.

-Tienes un punto menos en puntualidad- bromeo Alyse mientras caminaba hacia el, inmediata mente se percato del ramo de flores que intentaba esconder. - Me trajiste flores- exclamo asombrada mientras caminaba mas rápido. El sonrió.

- Pase luego de ir a dejar a Rose, creí que seria un lindo detalle- dijo mientras se las entregaba.- Se que te gustan las rosas y no se... Me imagine que seria un linda manera de empezar con una cita.

-No te excuses, es un lindo gesto- dijo mientras las tomaba, luego sonrió burlona mente.

- ¿Que? ¿Acaso no las quieres?- pregunto un poco avergonzado.

-No, no, para nada. Simplemente me gusta cuando tratas de ser cursi, solo por mi. Amo las rosas, y sobretodo las rojas.- la olio.- Tienes 10 puntos mas.- bromeo mientras lo abrazaba.

-Deberíamos irnos. No queremos perdernos el principio de la obra- dijo separándose de Alyse y abriéndole la puerta del auto, ella rápidamente se subió.

El teatro de Leuven era un hermoso edificio estilo francés ubicado a unos 20 minutos del centro de la ciudad. Casi solo iba gente mayor o extranjeros por lo tanto Alyse y Benjamin se sentían confiados en que nadie los reconocería allí. Nadie sabia aun su secreto cosa que era poco normal en Leuven ya que los chismes se esparcían rápidamente. Ellos habían sido muy cuidadosos en ese sentido, casi nunca salían juntos y si lo hacían era a lugares apartados donde no hubiera gente chismosa. Ni siquiera su padre sabia la historia de ellos, el no sabia que Benjamin había sido el profesor de Alyse, tampoco sabia que tenia 27 años, para suerte de los dos el Señor Peterson era sumamente despreocupado en ese sentido, nunca pregunto ni nada por el estilo por lo tanto hasta ahora había sido fácil mantener su secreto.

La obra ya había comenzado cuando llegaron y se sentaron. Poco tiempo después los dos notaron que había una cierta incomodidad entre ellos, algo raro que ninguno de los dos había sentido antes, era una clase de tensión, pero de la buena.  Se sentían felices, emocionados, era una mezcla de sentimientos rara. Cada uno estaba completa mente al tanto de los movimientos del otro, inconscientemente se volvían a ver y sonreían. Así debía ser una primera cita.

La obra en si había sido estupenda, Alyse había quedado completa mente satisfecha con la interpretación. Benjamin ya la había visto unas cuantas vece por lo tanto no tenia comentario alguno.

- Gracias a ti me leí el libro ¿sabes?- dijo Alyse mientras caminaban rumbo al estacionamiento donde habían dejado el auto. - ¿Porque tan callado? No me digas que es por Rose porque ya te dije muchas veces que mi padre se ofreció a tenerla esta noche, sabia que íbamos a salir tarde de la obra y no quería que la despertáramos, ni siquiera le tuve que insistir

- Ya lo se, ya lo se- respondió Benjamin- No es por eso, Alyse

-¿Entonces?

- Es solo que aveces no logro entender como esto paso- Benjamin la miro.

- ¿A que te refieres con "esto?- pregunto sabiendo exactamente a que se refería.

- Nosotros- dijo mientras tomaba la mano de Alyse, ella sonrió.- Tu y yo... juntos... Hace un año tu no eras mas que una simple estudiante que siempre se sacaba un "Excelente" en los exámenes. Hace un año te puse a leer "La letra Escarlata" y hoy... Hoy estamos aquí, juntos... Tenemos una hija. ¿Acaso eso no te sueno increíblemente horrible?- Alyse se sorprendió al oír esa palabra.

-¿Horrible? No lo calificaría de esa forma exactamente...- respondió un poco ofendida.

-Bueno, no horrible... Mas bien difícil de creer.- ella asintió.- No lo entiendes bien, apenas tienes 17 años- Alyse cerro sus ojos fuertemente.

-Nunca vuelvas a decir eso- dijo casi en un gruñido.- La edad es solo un numero, no define el nivel de madurez o inteligencia, bueno, por lo menos no en mi caso. 

- Bueno, lo siento- se disculpo sin sentirlo de verdad, sabia que el tenia razón.

-No hablemos de esto... No ahora- dijo mientras pasaba su brazo por la cintura de Benjamin, este rodeo el cuello de ella con su brazo y le dio un suave beso en la frente.- No puedo creer que estemos caminado juntos por medio de las calles de Leuven- Alyse miro a su alrededor.

-Es tarde, no hay nadie aquí que nos pueda reconocer- Alyse sonrió.- Se me olvido decirte lo preciosa que te ves hoy.

- Gracias- dijo un poco sonrojada. Benjamin lo noto y se rió burlonamente. El celular de Alyse los distrajo. Rápidamente ella lo saco de su bolso y contesto sin ni siquiera fijarse quien era.- ¿Hola?

- Hola- respondió la vos grave de Teo Barone al otro lado de la linea. Alyse se puso nerviosa. 

-Oh, hola- dijo sin saber que hacer ya que Benjamin estaba junto a ella.- Un momento.- tapo el micrófono del su celular con su mano.- Si quieres vas entrando al auto, yo ya voy- Benjamin la miro un poco extrañado pero luego le hizo caso. 

- ¿Alyse?- escucho apenas volvió a poner el teléfono en su oído.

- Si, lo siento, aquí estoy- respondió con un tono de voz suave.

- Es lindo oír tu voz de nuevo- Alyse no pudo evitar sonreír.

-Gracias- respondió. El rió nervioso.

-Solo te llamaba para ver en que habíamos quedado.

-¿Acerca de que?- trato de fingir que no sabia a que se refería.

-A la exposición de fotos, paso mañana.- respondió con miedo a que no se acordara.- ¿Aun quieres venir conmigo?

-¡Cierto!- exclamo- Claro, claro que quiero. Amo la fotografía.

-Perfecto- Alyse pudo notar un poco de emoción en su voz.- Entonces ¿paso por ti?

-¡NO!- casi grito, rápidamente volvió a ver a Benjamin que estaba dentro del auto, no se había percatado de nada- No, no, no. Tranquilo, yo llego por ahí de las cinco. Allí nos vemos.

-De acuerdo- dijo extrañado.

- Estoy un poco apurada- trato de agilizar Alyse- Seguimos hablando el miércoles ¿de acuerdo?

- De acuerdo, fue un placer volver a oír tu voz Alyse Marie Peterson.

-Igualmente Teo Barone- respondió en tono de burla. Luego colgó y se subió al auto. Inmediata mente Benjamin arranco.

- ¿Quien era?- pregunto después de unos minutos de aguantar su curiosidad. Alyse pensó en que responderle por unos segundos, luego decidió que iba a ser honesta.

-Un amigo- respondió un poco nerviosa por la reacción de Benjamin.

-¿Amigo?- Benjamin pregunto extrañado.

-Se llama Teo... Lo conocí el otro día, en el supermercado. Me invito a una exposición de fotografía.- lo dijo como si fuera lo mas normal del mundo. Benjamin la miro.- ¿Que?- pregunto fingiendo inocencia.

- Nada. Me alegro por ti. Me alegro que estés buscando posibles padres para Rose- dijo sarcásticamente.

- Vamos, Benjamin, sabes que no es de esa manera.- dijo Alyse tocando su mano.- Solo estoy buscando un reemplazo para ti. Sabes que siempre seras el padre de Rose- bromeo riendo. Benjamin suspiro malhumorado. Alyse sonrió y se acerco a el, le dio un beso en la mejillas.- Si te molesta no voy y ya. Así de fácil se soluciona.- mintió Alyse mientras se sentaba bien en su asiento.

- Gracias. Si quieres yo cancelo la cita que hice con la chica que conocí en el night club la noche pasada.- Alyse rió. 

- Lo apreciaría mucho- siguió con la broma. 

Alyse estaba emocionada, había planeado algo desde el momento en que Benjamin le dijo sobre la obra.

- Tengo un regalo para ti- dijo Alyse con voz suave y seductora. El la miro curiosa.

-Enserio ¿porque?- pregunto sin imaginarse lo que era.

- Por ser tan paciente conmigo

- Para esa gracia deberías darle un regalo a todo el mundo- la molesto.

- No seas malo, estoy tratando de hacerte un regalo. Si no lo quieres, esta bien.- dijo Alyse desviando su mirada hacia la ventana. Benjamin se rió fuertemente.

- ¿Que es?- pregunto curioso.

- No te lo puedo decir, lo sabrás cuando lleguemos a la casa.- dijo mientras lo veía y le cerraba un ojo, el la miro extrañado, cada ves sentía mas curiosidad.

- ¿Una pista?- insistió.

- Hmmm... bueno... lo estoy usando ahorita mismo.- Benjamin abrió los ojos como platos. Alyse empezó a reír, definitiva mente entendió a lo que se refería.

- Me estas molestando- dijo después de unos segundo de pensarlo. Suspiro, se había convencido que era un broma. Ella sonrió.

-No- contesto.- Ya veras.

Benjamin sabia que no podía ser lo que el creía, Alyse no se atrevería, ella era tímida. Pero no pudo evitar acelerar el auto, quería comprobar que el estaba en lo cierto. El viaje que normalmente duraba 20 minutos esta vez había durado tan solo diez. Alyse estaba entusiasmada. Nunca había echo algo así antes, y había algo en ello que la hacia sentirse adulta.

Benjamin estaciono el auto y Alyse se bajo rápidamente, entra a la casa y se encerró en el cuarto. Benjamin la siguió.

-¿Que haces?- pregunto tocando la puerta.

- Tu siéntate- le ordeno. Benjamin se sentía extremadamente curioso pero le hizo caso. Se oían una seria de sonidos dentro del cuarto, gavetas cerrándose, cosas de vidrio golpeándose. El no sabia que esperar. Se sobre salto cuando después de 5 minutos escucho como el seguro de la puerta se quitaba y luego se abrió en su totalidad. Ella salio llevando tan solo un conjunto de lencería de encaje color vino y unos tacones del mismo color. Le sonrió. Benjamin estaba impresionado.

- Dicen que el rojo es mi color- dijo con una sonrisa picara.- ¿Tu que crees?- dijo haciendo poses. El la observo por unos segundo aun en shock.

- ¿Quien eres tu y que has echo con mi Alyse?- pregunto mientras se levantaba del sillón y se acercaba a ella. Esta rió y también se acerco a el.

- Bueno, tu Alyse es diferente ahora, ya no tiene miedo de nada.- paso su mano por el cuello de el, este rodeo el cuerpo de ella con sus brazo y la beso.

- Soy el hombre con mas suerte del mundo- dijo mientras empezaba a besar el cuello de ella.

- Sabes, no soy la clase de chicas que se acuesta en la primera cita, pero hoy haré un excepción- cito la frase de una comedio romántica. El sonrió  la alzó, la llevo a la habitación y cerro la puerta.



La clara y potente luz que pegaba en la espalda desnuda de Alyse la hizo despertarse esa mañana. Abrió los ojos lentamente, miro a su alrededor. La cama estaba desordenada y toda su ropa estaba regada alrededor. Volvió a cerrar los ojos esta vez con un sonrisa. Sentía como sus mejilla se acaloraban. Los recuerdos de la noche pasada llegaban a su mente rápidamente, no podía evitar encogerse en la cama. Esta vez si lo recordaba, como si lo estuviera viviendo en ese momento. Había sido perfecto. Abrió los ojos de nuevo, no había nadie junto a ella miro a su alrededor, la ropa de Benjamín no estaba. Con la sabana verde se cubrió y se sentó en el centro de la cama, poso su mirada en la entrada del cuarto donde se veía la sala y lo vio. Estaba sentado en el borde del sillón de la sala, hablaba por teléfono. Estaba usando los mismos pantalones jeans que había usado la noche anterior, su pecho estaba denudo y su cabello mojado.  Alyse lo observo con una sonrisa. Sus miradas se cruzaron Benjamin le sonrió dulcemente ella le cerro un ojo, luego con un suspiro soñador se volvió a acostar. La noche pasada había sido la mejor noche de su vida, había sentido cosas que nunca antes había sentido. Se había sentido amada de una manera diferente, cosa que no había sentido la primera vez con Benjamin ni con Spencer. Se sentía tan feliz, sentía que Benjamin y ella eran dos piezas que encajaban perfectamente. Sintió como la cama se movía, sonrió sin abrir los ojos. Benjamin se metió bajo las sabanas con ella y le dio un dulce beso en los labio mientras abrazaba su cuerpo desnudo.

-¿Como dormiste?- pregunto alejando su rostro un pocos centímetros.

-Perfectamente- respondió tocando la mejilla de el.-¿Y tu?

-Nunca he dormido mejor- dijo con una sonrisa mientras le daba otro beso.

-¿Con quien hablabas?- preguntó Alyse.

- Con nadie importante.- trato de desviar el tema.- ¿Como se siente haber tenido tu segunda vez conmigo de nuevo?

- Se siente maravilloso poder recordarlo, aunque no fue mi segunda vez- sonrió burlonamente. El la miro extrañado.- Spencer fue mi segunda vez- el la miro incrédulo.- No te debí haber dicho eso. Me siento como una cualquiera.- El sonrió.

- No eres una cualquiera. Aunque no puedo creer que lo hicieras con Spencer.- dijo asqueado. Ella le pego suavemente ofendida.- ¿A quien prefieres?

-¡Para!- exclamo incomoda.- No hablemos de Spencer ahora. Arruinaste el momento.

- Lo siento, lo siento.- dijo abrazándola mas fuerte.- Sabes, es tarde, tenemos que ir por Rose.- Alyse suspiro.

-Cierto, tenemos una vida...- el se rió - Iré a bañarme- Alyse se estiro y luego se levanto de la cama y se dirigió al baño. Benjamin la observo y luego fue de nuevo a la sala.

Alyse se miro en el espejo y sonrió.  Se sentía tan bien. Giro el tubo de la bañera y empezó con su ducha. No duro mas de 8 minutos. Salio silenciosamente con un paño envolviendo su cuerpo a buscar que ponerse. Escucho a Benjamin hablar con alguien. Se asomo por la puerta, claramente el no se había dado cuenta que lo estaba observando, estaba de espaldas a Alyse y hablaba por teléfono.

-Tal vez nos podamos reunir en algún momento- Alyse supuso que era de trabajo- Enserio quiero hablar contigo, te extraño- al oír eso Alyse se confundió -  Camille, por favor escúchame  quiero disculparme contigo. No voy a poder vivir en paz si no te vuelvo a ver nunca.- Alyse no podía creer lo que escuchaba. Cerro la puerta del cuarto fuertemente.











1 comentario:

Loca Belieber ♥ dijo...

Noooooo!
No nos puedes dejar asi!
Por Dios! Es increible!
Como que Camille esta hablando con Benjamin?!
Nooo! COMO QUE LA EXTRAÑA?!!?
AAAAAAA! Segui ya tu novela o me voy a desesperar!!!