Archivo del blog

Antes de empezar con la historia lean la descripción de los personajes aquí arriba

2 oct. 2013

Capitulo 6 (Tercera Temporada)

Tantos meses de terapia se resumían en este momento, tantos meses de preparación por fin se hacían valer. Hoy era el día, el día que había estado esperando por tanto tiempo. No podía controlar mis nervios, mis manos temblaban un poco, mi estomago estaba echo un nudo y estaba empezando a sudar frió.

-Alyse, cálmate. Lo ultimo que quieres es que te de un ataque de pánico allí dentro- dijo la doctora Monferrato, la cual estaba junto a mi, nos encontrábamos dentro de su auto el cual estaba estaciona a una cuadra de la casa de Benjamin, bueno, de mi antigua casa, donde se estaba llevando a cabo la fiesta de Rose. Benjamin no me había llamado y yo no quería llamarlo y hacerlo sentir presionado, además, mi padre me dijo que estaba bien que fuera, con eso era suficiente.

- No puedo evitarlo... Pero es ansiedad de la buena... Estoy emocionada.- dije mientras sonreía y miraba por el retrovisor la casa. Había mucha gente reunida en el jardín, allí se estaba celebrando, no reconocía a nadie, pero no podía confiarme, estaba algo lejos del lugar.- ¿Me veo bien?¿ Cree que esta ropa es la adecuada?- Alyse se había puesto el hermoso vestido blanco que su padre le había regalado hace unos años para su cumpleaños, hace mucho no se lo ponía.

-Te ves perfecta, Alyse. - dijo cansada la doctora, ya se lo había preguntado unas cuantas veces. Yo me mire en el espejo retrovisor y me arregle un poco el pelo.- Alyse tu imagen no importa mucho ahora.

-Claro que si importa, no me quiero ver como una loca frente a Rose. Tengo que lucir impecable.

- Ya estas impecable.- yo tome aire fuertemente y puse mi mano en la puerta. Era hora.


-Alyse, se que te lo he preguntado ya varias veces, pero ¿estas segura de que quieres hacer esto? Digo, es algo apurado... Siento que puede que te estés ilusionando mucho y creo que ya sabes como termina eso.- la doctora en verdad se preocupaba por mi, es me hacia sentir bien.

-Estoy completamente segura, he esperado mucho para este momento- dije con una mirada confiada. Aparte mi vista y abrí la puerta.

- Cualquier cosa me llamas ¿si? Yo te vengo a recoger para hablar un poco de como te fue. - antes de bajarme me acerque a ella y la abracé fuertemente.

-Gracias... gracia por todo lo que ha echo por mi. - ella sonrió. Yo tome mi bolso y el regalo de Rose, luego salí.

Empecé a caminar por la acera, cada vez me acercaba mas a la casa. Mi corazón empezó a latir mas rápido que nunca.

A medida que me acercaba me daba cuenta que estaba en lo correcto, no conocía a absolutamente nadie. Pero eso era bueno, así nadie me conocería a mi, bueno, eso esperaba. Ya al frente de la casa mi mirada se empezó a pasear en busca de Rose. No la encontré, camine en medio del gentío. Algunas personas me miraron curiosos, otros ni se percataron de mi presencia, pero había una persona que me estaba atravesando con su mirada, era una mujer. Su pelo era color café oscuro y sus ojos eran color verde. Podía rondar los 25 o 26 años. No se me hacia conocida del todo pero ella me miraba como si me conociera de todo la vida. La ignore y seguí buscando a alguna cara familiar.

-Hola- alguien toco mi espalda, me volví. Era ella. Yo la mire intentando reconocerla pero no funciono por lo que me limite a sonreír.

-Hola- dije.- Disculpa ¿Te conozco?- pregunte curiosa.  Ella movió su cabeza de un lado a otro.

-No, no ... Pero yo creo saber quien eres...- dijo analizándome de pies a cabeza.- Tu.. tu eres Alyse- dijo impresionada. Yo asentí.- Tu eres la famosa Alyse... Wow, no puedo creer que te vea en persona.

-No soy ningún tipo de celebridad ni nada por el estilo- dije confundida.

-Lo se, pero te he visto en varias fotos. Rose es una copia de ti- dijo impresionada con una sonrisa.

-¿Y tu eres...?


- Yo soy Emily, la niñera de Rose- dijo mientras extendía su mano hacia a mi, yo la toma y la sacudí.-¿Ben sabes que estas aquí?- ¿Ben? al parecer se tenían confianza...

-No, no que yo sepa. Por cierto ¿Donde esta el?

- Tuvo que salir de emergencia al supermercado, se acabaron los vaso de plástico...- me dijo como si fuera algo importante.

-¡Alyse!- la voz de mi padre a mis espaldas me distrajo. Vi como una sonrisa se formaba en la cara de Emily, yo me volví para encontrare con lo que venia buscando. Mi padre tenia en brazos a Rose. Mi respiración se detuvo por unos segundos. Lo observe fijamente, mi corazón latía rápido. Ella me miro y me encontré con esos ojos azules que aun reconocía, estos no habían cambiado en nada. Era ella, era mi Rose. Su pelo color caramelo estaba amarado en un cola, la cual estaba decorada con un gran lazo rojo. Ella sonreía, y en sus manos tenia un hermosa muñeca de tela.


- Mira quien viene allí, la cumpleañera- dijo Emily emocionada con su voz aguda que me estaba resultado algo insoportable.

-Veo que ya se conocieron- dijo mi papa ignorando por completo el echo de que yo estaba apunto de desmayarme.

-Nadie me dijo que vendría...- dijo Emily a mis espaldas.

-Bueno, fue una sorpresa.- dijo mientras ponía a Rose en el piso para que caminara.

Mientras mi papa y Emily hablaban yo me agache para estar a su altura, ella no me presto mucho atención, seguía entretenida con su muñeca

-Hola, Rose- dije con una sonrisa. Ella me miro algo cautelosa.- Te traje un regalo-  le acerque la cajita forrada en papel floreado. Ella lo miro y sonrió, inmediatamente lo tomo

-No, no, dijimos que los regalos los abríamos después, Rose.- dijo Emily quitándoselo de las manos. Eso me irrito pero no quise decir nada.

-No- dijo enojada cruzando los brazos. Yo me sorprendí, nunca había escuchado su voz. Emily se fue a dejar el regalo en la meso junto a los demás.


- Vi que te gustan las muñecas...- dije mientras tocaba la que tenia en su mano, ella la acerco a mi ofreciéndomela, yo la toma.- ¿Como se llama?- pregunte mientras la miraba.

- Tiana

-Se parece mucho a ti- dije con una sonrisa, ella se me quedo viendo, alzo su mano y toco mi mejilla. Oí a mi padre reírse junto a mi. Yo lo mire.

-Rose, ¿porque no le cuentas a Alyse lo que eres?- dijo mi padre.

-Soy una princesa- dijo con una sonrisa. Yo fingí impresión.

-Wow... que coincidencia, yo solía ser una princesa cuando tenia tu edad.- ella abrió sus ojos sorprendida.

-Eres bonita... como una princesa- dijo tartamudeando un poco.

-Igual que tu, Rose.- le devolví la muñeca.

-Aly- dijo con una risita. Yo asentí.

-Ese es mi nombre... Alyse Marie, igual que tu Rose Marie.- ella me miro confundida. Justo cuando estaba a punto de explicarle Benjamin apareció frente a mi. Se veía sorprendido y no de la buena manera. Me levante y lo mire.

-¿Que haces aquí?- pregunto con un tono de voz irritado. Mi papa lo noto.

-¿Que dices, Rose?¿Quieres ir a jugar con los demás niños?- le pregunto mientras la alzaba y camina hacia donde estaba el área de los juegos.A el nunca le había gustado meterse en nuestros asuntos.

-Creí que no había problema en que viniera.- dije clavando mi mirada en el piso. No dijo nada por lo tanto lo mire de nuevo. Estaba enojado, definitiva mente.

- Ven- me agarro el brazo fuertemente y me jalo por medio de toda la gente hacia la casa. Entramos y me soltó. Estaba apunto de decir algo cuando se percato de que había gente en la cocina, por lo tanto entro al cuarto, yo lo seguí. El cerro la puerta. Empezó a caminar de un lado a otro.

-Nunca llamaste por lo que pensé que...

-¿Pensaste que, Alyse?¿Que podías venir como si nada a esta casa?¿Que podías imponerte en la vida de Rose sin mi permiso? Desde que te fuiste yo soy el encargado de ella, yo soy el que tomo las decisiones aquí, Alyse, no puedes simplemente aparecerte un día como si nada hubiera pasado.- Benjamin se estaba desahogando, por lo que decidí no intervenir. - Y menos en estas circunstancias. Hay ex-profesores tuyos allí afuera, están mis colegas. Si se enteran de lo que paso entre nosotros todos se va arruinar de nuevo.

- Lo siento, debí pensarlo mejor- me limite a decir.

-Si, debiste pensarlo....- el seguía caminado de un lado a otro.- Las cosas estaban empezando a salir bien ¿sabes? por fin había echo una rutina de nuevo... por fin sentía que la vida seguía... Y luego te apareces de nuevo. Llegas como si nada hubiera pasado...

-Eso no es cierto, estoy completamente consciente de lo que paso, pero eso fue que me disculpe contigo.

-¡Una disculpa no es suficiente!- grito enojado.- ¡¿Acaso no entiendes lo mucho que me heriste al irte?!¡¿No entiendes la humillación que sentí?! Pase días encerrado en esta casa, practica mente tu papa se tuvo que hacer cargo de Rose... Casi pierdo mi trabajo... ¡Me traicionaste!... Pero lo que mas me dolió fue lo que le hiciste a ella. ¿No pensaste en ella cuando te fuiste? ¿No pensaste en lo importante que es una figura materna en la vida de todos?

-¡Claro que lo hice!¡Todo lo que hice fue por ella! Mi objetivo era que ella tuviera una mejor vida y no la podía tener conmigo a su lado.

-¡Claro que podía, Alyse! Eramos felices juntos... Por lo menos yo lo era...- suspiro y se sentó al borde de la cama, tapo su rostro con sus manos...- Alyse... ¿aunque sea por un momento pensaste en mi cuando te fuiste?¿Pensaste en lo mucho que te amaba?¿Pensaste en lo mucho que me dolió verte por ultimas vez en la estación de trenes con otro chico? - yo no conteste, sabia que no me creería si le decía la verdad.- Todo esto lo hiciste por ti... Por nadie mas.

- Si te dijera lo que estaba pensando no me creerías...

-Solo di lo...- dijo cansado.

- Yo solo pensaba en ti... pensaba en lo mucho que te amaba... Ese fue el problema Benjamin, estaba muy enamorada de ti...

-¿Como va a ser ese el problema, Alyse? No tiene sentido...- dijo enojado.

- Benjamin... en esos momentos mi mente estaba muy mal... Hace poco me diagnosticaron depresión pos-parto. Mi mente en esos momento no era cuerda, lo lógico y racional estaban tapados por una neblina. Mi mente me hizo creer en cosas que ,ahora me doy cuenta, nunca fueron ciertas. Estaba convencida de que tu seguías enamorado de Camille, y que ella podía encargarse mil veces mejor de Rose que yo. Ahora que lo digo suena estúpido, pero es cierto. Yo era una mala madre, estaba triste y no quería que Rose se expusiera a eso. Ella me importa mucho, aunque tu no lo creas...- el se quedo en silencio.- Siento mucho lo que te hice... Y tienes razón cometí una tontería en venir aquí.- abrí la puerta del cuarto y camine rápido a la salida.

-Alyse- alguien tomo mi brazo, era Emily- Oí gritos ahí adentro, ¿que paso?

-Nada, nada- dije mientras seguía caminando, ella me detuvo de nuevo.

-Espera... solo ocupo decirte algo- yo la mire expectante.- Benjamin es uno de los mejores hombres que he conocido en mi vida y ama a Rose mas que a su propia vida. El merece a una mujer que tenga los mismos valores que el, y tu definitiva mente no eres esa mujer. De jalo en paz...



-






No hay comentarios: